logook

Foto Hna Genoveva NietoPor: Miguel Estupiñán

De niña viajó desde su pueblo con toda su familia, con la intención de buscar mejores condiciones de vida en Bogotá. Con mucha dificultad, logró terminar los estudios de secundaria. Pero debió hacerse cargo de los suyos tras la muerte de su papá. Buscó empleo. No le ofrecieron más que prostituirse. Presionada por los problemas de salud de su mamá y por la precariedad en que vivían, aceptó. Tiempo después conoció a un italiano que la enamoró y que le prometió costear sus estudios universitarios a condición de que saliera de ese mundo y que cada seis meses, con ocasión de su llegada al país, estuviera atenta a satisfacer sus demandas sexuales. Accedió y durante casi tres años vivió en medio de esa situación. El italiano le prometió que al regresar, durante un nuevo viaje, la haría su esposa y se la llevaría a Europa con él.

 “Era un caso típico de matrimonio servil”, explica sor Genoveva Nieto. Con dicha estrategia muchos extranjeros llegan a Latinoamérica en búsqueda de mujeres y, luego de que logran sacarlas, engañadas con promesas de matrimonio, terminan vendiéndolas a las redes internacionales de prostitución o convirtiéndolas en esclavas domésticas de sus países. Conocer siete años atrás la historia de aquella joven y ayudarla a buscar una solución con el fin de que sus problemas no empeoraran, bastó para que esta religiosa vicentina se comprometiera a aportar todo el tiempo que le queda de vida en la lucha contra la Trata de personas.

En el marco del Congreso de Vida Consagrada tendrá lugar un taller acerca de esta temática. Desde su congregación, la Hna. Genoveva está entregada a visibilizar, generar comprensión y advertir sobre la necesidad de reaccionar ante el problema de la esclavitud moderna. La religiosa comparte algunas reflexiones a partir de su trabajo. Un avance de lo que se profundizará en el taller.

¿Cómo cuestiona esta problemática a la Vida Consagrada?
La Trata de personas para nosotros es un nuevo areópago desde el cual Dios nos está llamando. El  lema de la CLAR, “Escuchemos a Dios donde la vida clama”, es muy claro en torno a este fenómeno: la vida clama desde las víctimas, desde los 30 mil niños colombianos que están en las calles tratados como mendigos, en una modalidad de Trata que permitimos todos los días. El amor de Dios clama en las 18 mil niñas y niños que han sido captados por los grupos al margen de la ley y que son convertidos en los soldados de esta guerra absurda que desangra al país, y a las niñas en los amantes de los jefes guerrilleros o paramilitares.

Nosotros, entonces, entendemos que Dios nos está llamando desde estos talleres, desde la minería ilegal, desde los campos agrícolas, desde el trabajo pesquero, desde la flora; desde muchos hombres y mujeres trabajadores que son tratados como objeto, manipulados, explotados desde todo punto de vista. Y, por supuesto, entendemos que Dios nos está llamando desde las miles y miles de víctimas, niñas y niños cada vez en edad más temprana, que son captados por las redes de pornografía infantil o de explotación sexual comercial.

¿Cómo redefine este apostolado la manera de vivir la fe?
Para un discípulo misionero de Jesús la vida humana es sagrada y el nuevo acceso que Jesús nos ha abierto a Dios no es ya tanto el templo, los tiempos y los modos sagrados, sino el nuevo acceso de encuentro con Dios en el ser humano, mi hermano, como bellamente decía Pablo VI: todo hombre, toda persona es mi hermana, y la defensa de su vida, de su dignidad es para mí un imperativo ético impostergable y es una exigencia místico profética de la Vida Consagrada, que no podemos eludir.

¿Qué espiritualidad anima este esfuerzo contra la Trata?
La espiritualidad del Buen Samaritano. Para nosotros las víctimas y las sobrevivientes de la Trata son esa hermana, ese hermano, que ha caído en el camino y frente al cual nosotros tenemos que ser el corazón, las manos, la inteligencia, el amor, la ternura, del Buen Samaritano para rehacer sus vidas.
Es muy importante para una víctima que nosotros les mostremos a ese Dios padre y madre que la ama profundamente, independientemente de lo que haya pasado, incondicionalmente. Que siempre será un ser humano valioso, a quien Dios ama profundamente y por el cual Jesús se jugó la vida.

agendaCONFER

Retiros CRP

lampadaaccesa2

eventos

Copyright © 2017 CRP - Conferencia de Religiosas y Religiosos del Perú. Todos los derechos reservados.
Calle Torre Tagle 2461, Pueblo Libre, Lima - Perú - Teléfono: (+51) (01) 261-2608 - Desarrollado por Cecopros