logook

La mujer de la Amazonía peruana que cautivó al mundo con su mensaje al PapaEn la Amazonía peruana se vivió una gran fiesta “El Sine”, como le llaman en lengua Harakbut. Cuerpos pintados. Color en sus rostros.Francisco llegó a tierras peruanas. “¡Llegó a visitarnos Apaktone!”, comentó para Aleteia, Yesica PatiachiTayori, mujer Harakbut, joven profesora, artista y madre de familia quien agradeció a Francisco por escucharlos.

Para ellos la llegada del papa Francisco fue un “Sine”. “Rememoramos a nuestros ancestros con la bienvenida que le ofrecimos al Sumo Pontífice”, narró Yesica, la mujer Harakbut, elegida en representación de los más de tres mil miembros de las naciones amazónicas, para dirigir el discurso al papa Francisco, en el Coliseo cerrado Madre de Dios, en Puerto Maldonado.

Unidos a la naturaleza en señal de protección sus rostros lucían pintados con la sustancia extraída del huito (fruto). ¡Dakepachi,ichakateweret,Apagtone Francisco!, Bienvenido Papa Francisco. Inició su discurso Yesica. ¡Wamambui (hermano) Francisco!, lo saludó con una dulce sonrisa, ataviada con plumas de guacamayo y águila, que lucía en su frondosa cabellera negra.

La voz de la mujer amazónica que cautivó a Francisco
“Hoy estamos vivos, y seguimos resistiendo. Gracias al misionero dominico José Álvarez Fernández “Apaktone”, (en lengua castellana abuelo sabio), quien vino por nosotros cuando nos estaban desapareciendo”, enfatizó en tono enérgico en medio de los aplausos de los asistentes.

“Los foráneos ingresan a nuestro territorio sin consultarnos, continúo en su discurso aprobado por los más de mil pobladores Harakbut, sobrevivientes del holocausto cauchero de 1950, nación amazónica más antigua, en peligro de extinción.“Hoy estamos vivos y seguimos resistiendo”, alzó su voz la joven indígena. Ante la mirada atenta de Francisco, ¡Le pedimos que nos defienda!, los foráneos nos ven débiles e insisten en quitarnos nuestros territorios de distintas formas.

Con el “emachibete” comenzó la fiesta. Los sabios ubicados en el estrado al costado derecho del Papa entonaron este canto inicial, que reunió a todos los clanes de la nación Harakbut. Los varones danzaron en círculos grandes. Mientras las mujeres recibían con “wawign” ( chicha) a los invitados. Todos alegres participaban alrededor de la Maloca repitiendo ”qué bueno que hayas venido hermano, amigo”.

Comunidad más antigua de la Amazonía peruana
Los miembros de la nación Harakbut viajaron por cinco días en bote para llegar hasta Puerto Maldonado, capital de Madre de Dios. Patiachi Tayori recordó que Harakbut es una de las primeras naciones de la Amazonía peruana que se organizaron para defender su cultura ancestral. Desde 1992 llevaron adelante la institución de la Federación Nativa del Río Madre de Dios (FENAMAD).

La también maestra bilingüe de la comunidad, vive orgullosa de su nación. “Soy una mujer que tuvo una infancia feliz en medio del bosque, crecí bañándome en los ríos, una mujer que tuvo de niña entre sus mascotas a una sachavaca”, ahora se siente comprometida a difundir todo lo que guarda su corazón para defender sus bosques de los cortadores de árboles, los caminos de los que abren trochas, y de los buscadores de oro quienes perforan la tierra.

(Tomado de: aleteia.org)

LasallistasCon la apertura de una nueva comunidad en Tabatinga, en la triple frontera entre Brasil, Colombia y Perú, los Hermanos de las Escuelas Cristianas (lasallistas) afianzan su compromiso con ‘una Iglesia con rostro amazónico’, acogiendo el reiterativo llamado del papa Francisco a la vida consagrada a ‘salir’ a las fronteras geográficas y existenciales.

Los fundadores
La iniciativa, liderada por la Región Latinoamericana Lasallista (RELAL), cuenta con el apoyo de tres provincias: los Distritos Norandino, Bogotá y Brasil-Chile, de donde provienen los cuatro hermanos ‘fundadores’ de esta nueva obra eclesial: Cláudio Pereira, de Brasil, Jhonmar Sánchez, de Venezuela, y los colombianos Carlos Caicedo y Manuel Celis, cuyas edades oscilan entre los 29 y 33 años.

El proyecto comenzó a fraguarse en 2014, cuando el 45º Capítulo General de los lasallistas –celebrado en Roma– propuso que para los próximos siete años cada Región, a nivel mundial, creara nuevas obras que respondieran al imperativo de ‘una Iglesia en salida’.

En América Latina, la Comunidad La Salle Tabatinga concretó esta solicitud al abrir sus puertas y constituirse canónicamente el pasado 12 de enero. En la eucaristía inaugural, los cuatro hermanos ‘fundadores’ estuvieron acompañados por el Consejero General para la RELAL, Paulo Petry, y tres visitadores provinciales: Carlos Gómez (del Distrito de Bogotá), José Bianor Gallego (del Distrito Norandino) y Edgar Nícodem (del Distrito de Brasil-Chile). También participaron algunos laicos y religiosos maristas, capuchinos, ursulinas y franciscanas.

Escucha y discernimiento, en primer lugar
El hermano Jhonmar, contactado por Vida Nueva, comparte que “a la comunidad se le ha pedido que inicie un proceso de escucha y discernimiento para conocer la realidad que se vive en esta zona Amazónica”. La inserción en las dinámicas de la diócesis brasileña de Alto Solimões, a la que pertenece, el trabajo conjunto con otras congregaciones religiosas de la triple frontera, la vinculación a los procesos que lidera la Red Eclesial Panamazónica (REPAM) y el aprendizaje de la lengua portuguesa, marcarán esta primera etapa de ‘salir’ al encuentro de las comunidades indígenas y ribereñas de la región.

“Esperamos que más adelante podamos establecer proyectos concretos e involucrarnos en una misión específica”, explica Jhonmar, agregando que “nuestro carisma es evangelizar a través de la educación, pero estamos abiertos a desarrollar cualquier servicio que el Señor nos pida en el camino”.

Por lo pronto, los hermanos vivirán en la Casa del Migrante, que pertenece a la diócesis, mientras que van adentrándose en la realidad y, al mismo tiempo, configurando su proyecto al servicio de la Iglesia de la Amazonía y, sobre todo, de sus pueblos originarios. Entonces decidirán cuál ha de ser el mejor lugar para establecer su comunidad y qué misión, en concreto, asumirán. No obstante, estar allí ya hace parte de todo un camino de discernimiento personal y comunitario.

Ir a la periferia
¿Qué los inspira? “Sentirnos enviados a servir en un lugar desafiante y apasionante, enfrentarnos a una realidad que no pertenece a nuestras comodidades o costumbres”, dice Jhonmar. Y continúa: “nos inspira la metáfora de ir a la periferia o a la frontera, y estar con los humildes; nos inspira el reto que lanza el Instituto de los Hermanos ante algo que es novedoso y así darle sentido a nuestras vidas; nos inspira, finalmente, la Amazonía: por ser multicultural e intercongregacional, pues la vida se valora más desde lo diverso”.

Son muchos los desafíos que les espera a los hermanos lasallistas. Varios de ellos los ha mencionado Francisco en su visita a Puerto Maldonado, en la antesala del Sínodo panamazónico de 2019.

Tomado de: vidanuevadigital.com

2 FEB DIA DE LA VCEl 2 de febrero, fiesta litúrgica de la Presentación del Señor, se celebra la Jornada Mundial de la Vida Consagrada. El lema de este año es: “La vida Consagrada, encuentro con el Amor de Dios”; que se presenta como una “nueva ocasión de entrar en lo íntimo de uno mismo, para ver qué es lo esencial, lo más importante para nosotros, y qué nos está distrayendo del amor y por tanto nos impide ser felices. El amor de Dios es fiel siempre, no desilusiona, no defrauda”

católicos y luteranos den testimonio de la presencia del Dios vivienteEl Papa Francisco recibió en audiencia en la mañana del 25 de enero a la delegación de la Iglesia Evangélica Luterana de Finlandia, llegada a Roma en peregrinación en ocasión de la Fiesta de San Enrique. Conmemoración de la Reforma y desafíos comunes al centro del encuentro

Dar testimonio de la presencia del Dios viviente, porque el principal desafío común en el ecumenismo, en las sociedades secularizadas, es reiterar la centralidad de la cuestión de Dios: lo afirmó el Papa Francisco hablando del objetivo del ‘servicio ecuménico’ a la delegación de la Iglesia Evangélica Luterana de Finlandia, recibida en audiencia en la mañana del 25 de enero.

Comunión reforzada por la conmemoración de la Reforma
En Pontífice inició su discurso dándoles la bienvenida por la anual peregrinación que realizan a Roma en ocasión de la Fiesta de San Enrique y en coincidencia con la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos y volvió con el pensamiento a la conmemoración de la Reforma del año pasado, “que ha reforzado y profundizado en nuestro Señor Jesucristo, la comunión entre los luteranos, los católicos y sus compañeros ecuménicos en todo el mundo”.

Naturaleza de la Iglesia, cuestión ecuménica prioritaria
Una conmemoración que queda como “fecunda oportunidad para el ecumenismo” – destaca el Papa – punto de partida en la búsqueda ecuménica de la unidad plena y visible entre nosotros y triple señal de gratitud, de arrepentimiento y de la esperanza”, indispensables para sanar la memoria. Y agrega: "No es un caso que nuestros esfuerzos se estén orientando hacia el estudio de una cuestión ecuménica prioritaria sobre la que estamos intencionados a detenernos en el futuro, es decir, la cuestión de la naturaleza de la Iglesia".

En el documento producido recientemente por la Comisión de diálogo luterana-católica de Finlandia titulado: “Comunión en crecimiento. Declaración sobre la Iglesia, la eucaristía y el ministerio” están, en efecto, los temas decisivos sobre que cuales deberá proceder el diálogo ecuménico.

Unidos por un mismo compromiso ecuménico
Francisco afirma que la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, que coincide con la peregrinación de la Delegación finlandesa, recuerda la situación de grave necesidad en la que viven tantas personas en el mundo e insta a entrar en campo por ellos, “unidos por un mismo compromiso ecuménico”.

Cristianos instrumentos de paz en medio a pueblos divididos
Finalizando el discurso, el Papa invita a orar “al Señor Jesucristo para que por su gracia nosotros cristianos en todo el mundo podamos ser instrumentos de su paz”, obrando juntos en medio de los pueblos divididos, “como servidores de su amor que cura y reconcilia, santificando y glorificando su nombre”.

(Tomado de: vaticannews.va)

san juan boscoEste gran maestro de santos que hoy ofrece ZENIT nació en I Becchi, Castelnuovo d’Asti, Italia, el 16 de agosto de 1815.. Un sentimiento alentó su santa vida: «¡Señor, dame almas!… Almas, almas, sobre todo de niños y de jóvenes, para llevarlas a Ti». Muy pequeño orientó toda su capacidad creativa organizando juegos con otros niños, que interrumpía al repique de campanas para conducirlos a la iglesia; entonces comenzaba a hacerse manifiesto su innegable carisma con este colectivo. A los 9 años vio en sueños los rasgos inequívocos del abandono. Una infancia duramente castigada por la distancia afectiva convertía la pradera en escenario de hiriente conducta: robos, blasfemias y otras fechorías, ante las cuales el santo reaccionaba con violencia, golpeando a los muchachos. En el mismo estado de vigilia se sintió amonestado y exhortado a ponerse en medio de ellos; se le daba a entender que debía mostrarles la fealdad del pecado y la belleza de la virtud: «No con golpes, sino con la mansedumbre y con la caridad deberás ganarte a estos tus amigos.. Yo te daré la Maestra bajo cuya disciplina llegarás a ser sabio; y sin la cual, toda sabiduría se convierte en necedad». A su vez, en una aparición, María, que sería esa Maestra anunciada, le mostró una manada de animales extraños y feroces, que pronto se trocaron en mansos corderillos. «¡Mira lo que te espera!», dijo la Virgen, añadiendo: «Hazte humilde, fuerte, bueno, y verás lo que vas a hacer». Juan se echó a llorar, y Ella le aseguró que un día lo comprendería todo. Así fue. En su momento entendió el significado de la visión a través de la cual se le encomendó la recuperación de niños y jóvenes maleantes. María siempre sería para él la «Auxiliadora de los cristianos».

Se había quedado huérfano de padre cuando tenía 2 años, y su madre hizo lo posible para que pudiera estudiar, algo que consiguió en medio de no pocas privaciones y sacrificios. Eran tan pobres que tuvo que mendigar para costear su formación. Almas caritativas le dieron ora la chaqueta, ora el abrigo, y hasta los zapatos. Él aunaba inteligencia y esfuerzo que, junto a su piedad, pronto hicieron maravillas. Cursados los primeros estudios en Chieri, prosiguió realizándolos en el seminario mayor de Turín. Por entonces sus dotes teatrales ya eran conocidas. Los niños quedaban fascinados y estupefactos ante las acrobacias y números de magia que realizaba ante ellos. Eran algunas de sus tácticas para mantenerlos alejados del mal. Con la misma fórmula en Turín se rodeó de chavales que vagaban sin rumbo y se atrajo su amistad sin esfuerzo.

Fue ordenado sacerdote en 1841. Tuvo como guía a san José Cafasso, que corroboró la vocación a la que se sentía llamado: «Prosigue tu trabajo con los chicos abandonados. Eso y no otra cosa es lo que Dios quiere de ti». Y le aconsejó: «Camina y observa a tu alrededor». Su entorno le devolvía estampas desoladoras, miseria asomada en las pupilas de la infancia y la juventud de las zonas marginales que bien conocía. «Hasta el último aliento por los jóvenes», se dijo. Con ellos, en particular los pobres y abandonados, compartía rezos, juegos, y los invitaba a comer de vez en cuando. Contaba para todo con la inestimable ayuda de su madre Margarita Occhiena, que ejerció gran influencia sobre él, y junto a ella hizo frente a las críticas y habladurías. En diciembre de 1841 un muchacho fue acogido por el santo y tras él llegaron otros. Pronto el cobertizo Pinardi se llenó de jóvenes que fueron la semilla del Oratorio de San Francisco de Sales. Cuando en una ocasión una bienhechora le dio a elegir entre el grupo de niños y jóvenes ruidosos, faltos de educación y buenos modales, que no habían recibido cariño, y destinar el lugar que tenía para las muchachas, Juan no los abandonó, sino que se los llevó consigo.

Pudo perder la vida a causa de una pulmonía, pero se recuperó y siguió luchando por los chicos. Logró rescatarlos de las influencias ajenas y de los peligros que les acechaban lejos del hogar que había creado para ellos. La clave de todo era el amor que sembraba a su alrededor: «Con la bondad y el amor trato de ganar para el Señor a estos mis amigos». Un amor derrochado de forma personalizada, de un modo que cada uno podía pensar que era único para él. Su creatividad, que parecía no tener fronteras, dio lugar a talleres diversos donde, al tiempo que los mantenía a cobijo, les proporcionaba formación.

El «método preventivo» consistente en la práctica de la caridad, con el sentido paulino, fue dando sus frutos, materializándose en una sólida educación cristiana y humana. La continuidad de esta obra se produjo a través de la Pía Sociedad de San Francisco de Sales (los Salesianos) y de las Hijas de María Auxiliadora (las Salesianas), fundadas con santa María Dominica Mazzarello. La pedagogía salesiana, conocida y estimada por doquier, incluye los recursos que le proporcionó su fundador: escuelas tipográficas, revistas y editoriales, entre otras. De la pluma del santo surgieron libros didácticos encaminados siempre a poner de manifiesto los más altos ideales. Las obras que emprendió tuvieron como finalidad enseñar que el amor y la confianza en los jóvenes disuelve todos los males.

Uno de sus alumnos, el mejor, fue santo Domingo Savio, elevado a los altares a los 15 años. Éste, antes de morir, glosó el espíritu que les había inculcado su fundador, afirmando: «Nosotros aquí hacemos consistir la santidad en mucha alegría». En un momento en el que todos sus colaboradores, menos uno, abandonaron a Don Bosco, él pensó formar a Domingo para que le acompañase en su delicada misión. Entre sus muchas acciones también mandó erigir varias iglesias. Al final de su vida pudo decir con toda propiedad: «… Lo que he hecho, lo he hecho por el Señor… Se habría podido hacer más… Pero lo harán mis hijos… Nuestra Congregación es conducida por Dios y protegida por María Auxiliadora». Murió en Valdocco el 31 de enero de 1888. Fue beatificado por Pío XI el 2 de junio de 1929, y este mismo pontífice lo canonizó el 1 de abril de 1934.

(Tomado de: zenit.org)

MadresnazarenasEn el Santuario del Señor de los Milagros de Lima, el Papa Francisco compartió con las Madres Nazarenas Carmelitas Descalzas la oración de la Hora Media y les pidió que la intercesión por los necesitados, víctimas de la cultura del descarte, sea la característica de su oración.

Rezando junto a 500 Madres Nazarenas Carmelitas Descalzas ante la mirada del Señor de los Milagros, Patrono del Perú, el Papa Francisco inició el tercer y último de día de su 22° Viaje Apostólico Internacional. Tras recorrer la nave central del “Santuario de las Nazarenas”, el Papa oró en silencio ante la “Venerada Imagen”, y finalizada la oración de la Hora Media junto a las religiosas peruanas de vida contemplativa, inició su Homilía.

Faros que indican el camino hacia el único Señor
“Sean faros con su vida fiel e indiquen a Aquel que es camino, verdad y vida, al único Señor que ofrece plenitud a nuestra existencia y da vida en abundancia” pide el Santo Padre a las religiosas. A las “queridas hermanas de los diversos monasterios de vida contemplativa” Francisco expresa también su alegría de estar con ellas y agradece, en particular, las palabras de la Madre Superiora que afirma que “desde el silencio del claustro” caminan siempre a su lado.

Renovar el gozo de sabernos hijos de Dios
En su homilía, el Vicario de Cristo hace referencia a las palabras de San Pablo que recuerdan la adopción filial “que nos hace hijos de Dios” y s este “gozo de sabernos hijos” – asegura el Papa – la riqueza de toda vocación cristiana. Un gozo que es importante renovar día a día”. “Un camino privilegiado que tienen ustedes para renovar esta certeza es la vida de oración, comunitaria y personal”, – les dice el Papa – núcleo de su vida contemplativa y oración siempre misionera”.

Ser el amor, con la oración misionera
A las 500 religiosas contemplativas presentes en el Santuario, el Papa habla de la importancia de su oración misionera, que les permite unirse a los hermanos “y rezar para que no les falte el amor y la esperanza”. Y es el amor el motor que impulsa a obrar a los miembros de la Iglesia, recuerda Francisco retomando las palabras de santa Teresita del Niño Jesús. Ser el amor, explica, “es saber estar al lado del sufrimiento de tantos hermanos”, de esta manera, "vuestra vida en clausura logra tener un alcance misionero y universal y un papel fundamental en la vida de la Iglesia”.

Acercar a los hermanos a la misericordia sanadora del Señor
Son los muchos hermanos y hermanas presos, emigrantes, refugiados y perseguidos; las tantas familias heridas, las personas en paro, los pobres, los enfermos, las víctimas de dependencias el centro de la oración e intercesión de las hermanas carmelitas, recuerda el Pontífice. “Ustedes son como los amigos que llevaron al paralítico ante el Señor, para que lo sanara”, les dice el Papa, porque acercan al Señor la vida de aquellos que no pueden alcanzarlo para experimentar su “misericordia sanadora”.

“ No tengan miedo de hacer con la oración que la miseria de los hombres se acerque al poder de Dios ”

Oración y servicio concreto
Gracias a esta oración e intercesión constante por los hermanos, es que “la vida de clausura no encierra ni encoge el corazón sino que lo ensancha por el trato con el Señor y lo hace capaz de sentir de un modo nuevo el dolor” - explica Francisco - y recordando a tantas víctimas de la 'cultura del descarte' les pide que la intercesión por los necesitados sea la característica de su plegaria. "Y cuando sea posible ayúdenlos, no sólo con la oración, sino también con el servicio concreto”.

Rezar por la unidad de la Iglesia peruana
El Santo Padre afirma que la oración de las Carmelitas sintoniza con aquella del Corazón de Jesús “que implora al Padre que todos seamos uno”. “¡Cuánto necesitamos de la unidad en la Iglesia! ¡Hoy y siempre!” exclama y pide por favor “que recen mucho por la unidad de esta amada Iglesia peruana, porque está tentada de desunión”. Rezar, esforzándose en la vida fraterna, “haciendo que cada monasterio sea un faro que pueda iluminar en medio de la desunión y la división. Ayuden a profetizar que esto es posible”.

Anunciar siempre el amor de Dios
El Papa Bergoglio afirma que la vocación vivida en fidelidad hace que la vida sea anuncio del amor de Dios. Y por ello pide a las religiosas contemplativas “que no dejen de dar ese testimonio”. “Queridas hermanas, la Iglesia las necesita”, exclama el Papa en la Iglesia de las Nazarenas Carmelitas Descalzas. Y las insta a ser "faros con su vida fiel, para indicar el camino de Aquel que es el camino, verdad y vida”.

Concluyendo su homilía Francisco les hace un último pedido: rezar por la Iglesia y sus pastores, por los consagrados y las familias, por los que sufren, por los que hacen daño, por quienes explotan a sus hermanos. Y también por él.

(Tomado de: vaticannews.va)

agendaCONFER

Retiros CRP

lampadaaccesa2

eventos

Copyright © 2017 CRP - Conferencia de Religiosas y Religiosos del Perú. Todos los derechos reservados.
Calle Torre Tagle 2461, Pueblo Libre, Lima - Perú - Teléfono: (+51) (01) 261-2608 - Desarrollado por Cecopros