logook

JORNADA LAICOS ASOCIADOS 15 de julio 18El domingo 15 de Julio se llevará a cabo 1era. Jornada de Laicos Asociados a Congregaciones Religiosas, el tema de este año es: "Planteamientos del Papa Francisco para los laicos"

Ponente: Jesús Palomino

Lugar: Colegio de Jesús

Costo: S/ 15.00

colecta2Este domingo 1 de julio, la Conferencia Episcopal Peruana realizará la Colecta para la Caridad del Papa en todas las parroquias del país, con el objetivo de reunir recursos económicos en favor de las personas más afectadas por diversos sufrimientos alrededor del mundo. 

Esta colecta también conocida como el Óbolo de San Pedro es un donativo económico voluntario internacional que ofrecen los fieles al Santo Padre Francisco para apoyar a los más necesitados, solventando las obras misioneras, iniciativas humanitarias y acciones de emergencia para atender a las poblaciones que sufren los desastres de la naturaleza: terremotos, inundaciones, huracanes, etc.

El Óbolo de San Pedro, en las palabras del Papa Francisco, es misericordia, caridad, solidaridad y ayuda al prójimo. El Óbolo de San Pedro es caridad y solidaridad. Es misericordia. “Que hermoso si cada noche cada uno de nosotros pudiésemos decir: hoy he realizado un gesto de amor hacia los otros”, afirma el Santo Padre.

El Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, Monseñor Miguel Cabrejos, manifestó que “ayudar a nuestros hermanos que sufren condiciones de exclusión y emergencia es tener un gesto de amor para con ellos. Ayudemos al Papa Francisco para que él, a su vez, pueda ayudar a los más pobres y necesitados en todo el mundo”.

El día central de la colecta, las donaciones pueden hacerse en todas las parroquias, y también a través de las siguientes cuentas bancarias en cualquier momento:

Conferencia Episcopal Peruana-Óbolo de San Pedro

BCP CTA. en Soles: 193-1448637-0-95
BCP CTA. en Dólares: 193-1448557-1-97

Donaciones antes de fecha

Para hacer la donación antes del 1 de julio, debe acercarse al despacho de su parroquia, en donde podrá colocar su donativo en un sobre cerrado con su nombre y datos.

Año tras año, la Colecta para la Caridad del Papa se realiza a nivel mundial en las comunidades católicas el día 29 de junio o el domingo más cercano a la Solemnidad de San Pedro y San Pablo, y Día del Papa.

Oficina de Prensa
Conferencia Episcopal Peruana

amazoniaLa Red Eclesial Panamazónica, REPAM, publicó el Documento preparatorio para el Sínodo Amazónico en versión popular: “Amazonía, nuevos caminos para la Iglesia y para una Ecología Integral”, que busca facilitar una amplia participación en el proceso de consulta territorial. El documento de 32 páginas detalla de forma gráfica y documentada sobre las distintas realidades que se viven en los territorios amazónicos de los nueve países.

A partir de la metodología eclesial de Ver, Discernir y Actual, el documento preparatorio aborda la Identidad y clamores de la amazonía, el anuncio hacia una conversión pastoral y ecológica, y los nuevos caminos hacia una Iglesia con rostro amazónico.

El documento en versión popular ofrece una serie de preguntas provocadoras y facilitadoras de la reflexión en cada uno de los capítulos que se abordan, en el proceso de consulta territorial, que se realizarían en 45 Asambleas territoriales en los 9 países panamazónicos.

Los resultados de esta consulta se enviarán como contribución de los territorios para ser considerados en el documento de trabajo.

Descargue aquí el Documento Preparatorio en versión popular

Redacción: SIGNIS ALC

MundodigitalRenato Martinez – Ciudad del Vaticano.- “Un programa de pensamiento y de acción basados en saldos principios podrán contribuir, a través de la educación, a la construcción de un provenir en la cual la dignidad de la persona y la fraternidad universal sean los recursos globales a los cuales todo ciudadano del mundo pueda acceder”, lo dijo el Papa Francisco a los miembros de la Fundación “Gravissimun Educationis”, a quienes recibió en audiencia este lunes 25 de junio, en la Sala del Consistorio del Vaticano.

La Iglesia y la educación al paso del tiempo
En su discurso, el Santo Padre saludó a los participantes en el Encuentro “Educar y Transformar”, promovido por la Fundación “Gravissimun Educationis”. Asimismo, el Pontífice recordó que, esta Fundación, constituida el 28 de octubre de 2015, busca renovar el compromiso de la Iglesia en favor de la educación católica al paso con las transformaciones históricas de nuestro tiempo. “De hecho, la Fundación – precisa el Papa – recibe un estímulo ya contenido en la Declaración conciliar de la cual toma el nombre, la misma que sugería la cooperación entre las instituciones educativas y universitarias para afrontar mejor los desafíos en acto”.

“Sólo cambiando la educación, se puede cambiar el mundo. Para hacer esto es necesario las siguientes sugerencias: Hacer red, no dejarse robar la esperanza y buscar el bien común”

“Hacer red”
Hacer red, señala el Papa Francisco, significa poner juntas a las instituciones educativas y universitarias para potenciar las iniciativas educativas y de investigación, enriqueciéndose con los puntos de fuerza de cada uno, para ser más eficaces a nivel intelectual y cultural. “Hacer red – agrega el Pontífice – significa también poner juntos los saberes, las ciencias y las disciplinas, para afrontar los desafíos complejos con la interdisciplinaridad. Significa crear lugares de encuentro y de diálogo dentro de las instituciones educativas promoviéndolas hacia afuera, para que el humanismo cristiano contemple la universal condición de la humanidad de hoy. También significa hacer de la escuela una comunidad educadora en la cual los docentes y los estudiantes no estén relacionados solo por un plan didáctico, sino por un programa de vida y de experiencia, en grado de educar a la reciprocidad entre las diversas generaciones”.

Por otro lado, el Papa Francisco señala que los desafíos que cuestionan al hombre de hoy son globales. Por ello, la educación católica no se limita a formar mentes con una mirada amplia, capaz de englobar las realidades más lejanas. Esta se da cuenta que, más allá de expandirse en el espacio, la responsabilidad moral del hombre de hoy se propaga también a través del tiempo, y las opciones de hoy recaen sobre las futuras generaciones.

No dejarse robar la esperanza
Otro aspecto importante a la cual la educación está llamada a responder, afirma el Santo Padre, es aquella de no dejarse robar la esperanza. “Estamos llamados a no perder la esperanza porque debemos donar esperanza al mundo global de hoy. Globalizar la esperanza y sostener las esperanzas de la globalización – señala el Pontífice – son compromisos fundamentales de la misión de la educación católica”. Una globalización sin esperanza y sin visión está expuesta a los condicionamientos de los intereses económicos, muchas veces lejanos de una recta concepción del bien común y producen fácilmente tensiones sociales, conflictos económicos, abusos de poder.

Algunos de estos desafíos, señala el Obispo de Roma, han sido expuestos en la Encíclica Laudato si’, y hacen referencia a los procesos de interdependencia global, tales como: el desafío económico, basado en la búsqueda de mejores modelos de desarrollo; el desafío de la política, el poder de la tecnología está en continua expansión.

Identidad, cualidad y bien común
Finalmente, el Papa Francisco señala que para hacer eficaces los proyectos educativos deben obedecer a tres criterios esenciales: Identidad, cualidad y bien común.

La identidad, afirma el Pontífice, exige coherencia y continuidad con la misión de la escuela, de la universidad y de los centros de investigación nacidos, promovidos o acompañados por la Iglesia y abiertos a todos. “Estos valores son fundamentales para insertarse en el surco trazado por la civilización cristiana y por la misión evangelizadora de la Iglesia. Con ella podrán contribuir en indicar los caminos a seguir para dar respuestas actuales a los dilemas del presente, teniendo una mirada de preferencia por los más necesitados”.

Otro criterio esencial es la calidad, afirma el Santo Padre, este es el faro seguro para iluminar toda iniciativa de estudio, investigación y educación. Esta es necesaria para realizar alianzas de excelencia interdisciplinares que son recomendados por los documentos conciliares.

Por último, no puede faltar el objetivo del bien común, afirma el Papa Francisco, y este no es fácil de definir en nuestras sociedades marcadas por la convivencia de ciudadanos, grupos y pueblos de culturas, tradiciones y credos diferentes. Se necesita ampliar los horizontes del bien común, educar a todos a la pertenencia de la familia humana.

(Tomado de: vaticannews.va)

VaticannewCiudad del Vaticano.- Conforme estuvo previsto, la tarde del jueves 28 de junio, el Papa Francisco presidió en la Basílica de San Pedro, un Consistorio ordinario público para la creación de 14 nuevos cardenales procedentes de 11 países. Según la información publicada en el sitio de Vatican news, los orígenes de los nuevos purpurados expresan la universalidad de la Iglesia que, tal y como ha subrayado el propio Pontífice, "continúa a anunciar el amor misericordioso de Dios a todos los hombres de la tierra".

El Santo Padre dirigió un discurso claro y profundo a los nuevos miembros del Colegio cardenalicio recordándoles que la máxima grandeza y ambición a la que puede aspirar el cristiano es la del servicio al prójimo, siendo capaces de entregar la vida por los demás; siguiendo el modelo del Hijo de Dios.

Servir a Cristo es la mayor condecoración

"La única autoridad creíble es la que nace de ponerse a los pies de los otros para servir a Cristo. Es la que surge de no olvidarse que Jesús, antes de inclinar su cabeza en la cruz, no tuvo miedo ni reparo de inclinarse ante sus discípulos y lavarles los pies. Esa es la mayor condecoración que podemos obtener, la mayor promoción que se nos puede otorgar: servir a Cristo en el pueblo fiel de Dios", dijo Francisco, destacando que ese servicio cobra vida " en el hambriento, en el olvidado, en el encarcelado, en el enfermo, en el tóxico-dependiente, en el abandonado, en personas concretas con sus historias y esperanzas, con sus ilusiones y desilusiones, sus dolores y heridas".

Príncipes de la Iglesia humildes y siervos

Asimismo, el Pontífice reafirmó que sólo actuando de esta manera, "la autoridad del pastor tendrá sabor a Evangelio, y no será como «un metal que resuena o un címbalo que aturde» (1 Co 13,1).

Y en alusión a la humildad que debe prevalecer en el corazón de estos "Príncipes de la Iglesia", que en la práctica deben comportarse como "pastores que han sido llamados a servir a la Iglesia" bajo la distinción de cardenal; el Sucesor de Pedro los exhortó a no sentirse superiores a nadie: "Ninguno de nosotros debe mirar a los demás por encima del hombro, desde arriba. Únicamente nos es lícito mirar a una persona desde arriba hacia abajo, cuando la ayudamos a levantarse", dijo.

El peligro de la búsqueda del interés propio

En referencia al pasaje del Evangelio de San Marcos (10,32), leído en la ceremonia del consistorio; en el que dos discípulos, Santiago y Juan, piden a Jesús que les conceda puestos privilegiados cuando alcance la gloria eterna, (sin comprender verdaderamente a qué tipo de gloria se refería el Maestro); el Santo Padre puso en guardia sobre las ambiciones y "las encrucijadas de la existencia que nos interpelan" a lo largo de la vida y "logran sacar a la luz búsquedas y deseos no siempre transparentes del corazón humano".

Ante este dilema, la respuesta de Jesús es muy clara: «el que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor» (Mc 10,43), ya que Él busca recentrar la mirada y el corazón de sus discípulos, "no permitiendo que las discusiones estériles y autorreferenciales ganen espacio en el seno de la comunidad", explicó el Obispo de Roma observando que "en la búsqueda de los propios intereses y seguridades, comienza a crecer el resentimiento, la tristeza y la desazón. Poco a poco queda menos espacio para los demás, para la comunidad eclesial, para los pobres, para escuchar la voz del Señor", y así, "se pierde la alegría, y se termina secando el corazón" (cf. Exhort. Ap. Evangelii Gaudium, 2).

La importancia de no olvidarse de la misión

Por otra parte, el Papa resaltó otra de las enseñanzas de Jesús que brota de este Evangelio: "la conversión, la transformación del corazón y la reforma de la Iglesia siempre es y será en clave misionera, pues supone dejar de ver y velar por los propios intereses para mirar y velar por los intereses del Padre".

"Estemos bien dispuestos y disponibles, especialmente en los momentos de dificultad, para acompañar y recibir a todos y a cada uno, y no nos vayamos convirtiendo en exquisitos expulsivos, que por cuestiones de estrechez de miradas, se la pasan discutiendo y pensando entre nosotros quién será el más importante", dijo Francisco a los purpurados.

Agradecer a Dios por la gracia de la pobreza

Por último, el Santo Padre concluyó recordando una palabras del testamento espiritual de san Juan XXIII, "que adelantándose en el camino" pudo decir:

«Nacido pobre, pero de honrada y humilde familia, estoy particularmente contento de morir pobre, habiendo distribuido según las diversas exigencias de mi vida sencilla y modesta, al servicio de los pobres y de la santa Iglesia que me ha alimentado, cuanto he tenido entre las manos —poca cosa por otra parte— durante los años de mi sacerdocio y de mi episcopado».

«Aparentes opulencias ocultaron con frecuencia espinas escondidas de dolorosa pobreza y me impidieron dar siempre con largueza lo que hubiera deseado. Doy gracias a Dios por esta gracia de la pobreza de la que hice voto en mi juventud, como sacerdote del Sagrado Corazón, pobreza de espíritu y pobreza real; que me ayudó a no pedir nunca nada, ni puestos, ni dinero, ni favores, nunca, ni para mí ni para mis parientes o amigos» (29 junio 1954)».

Homilía del Papa

Tras finalizar la ceremonia del Consistorio, el Papa Francisco y los 14 neo cardenales visitaron al Papa emérito Benedicto XVI, para saludarlo y compartir con él un momento de oración en el monasterio Mater Ecclesiae del Vaticano. (Sofía Lobos)

(Tomado de: radioevangelizacion.org)

Hno Felipe en KansasCon mucha pena y gran dolor, comunicamos el sensible fallecimiento de nuestro querido Hno. Felipe,  ocurrido en los Estados Unidos, en un accidente automovilístico.

Llegó al Perú en el año 1977; desde entonces, han sido 41 años de trabajo, entrega y compromiso tanto a su Comunidad Marianista como a las demás personas.

Desde pequeño le gustaba cultivar la tierra y trabajar con sus manos -hacía tallados preciosos-, aquí les mostramos los últimos tallados que hizo estando en Kansas, y que él nos envio.

tallados

'María nos invita a todos: "hacer lo que Él nos diga". Ese fue siempre el mensaje que nos dejaba en cada encuentro, jornada, taller, que nos brindó en la CONFER, que "Sigamos el ejemplo de la Virgen para seguir a Cristo y servir a nuestro prójimo".

Gracias, Hno Felipe, gran amigo, hermano y colaborador de esta tu casa. Descanza en paz. Siempre te recordaremos y estaras en nuestras oraciones.

agendaCONFER

Retiros CRP

lampadaaccesa2

eventos

Copyright © 2017 CRP - Conferencia de Religiosas y Religiosos del Perú. Todos los derechos reservados.
Calle Torre Tagle 2461, Pueblo Libre, Lima - Perú - Teléfono: (+51) (01) 261-2608 - Desarrollado por Cecopros