logook

Perú Semana del Migrante y su Familia 2018La Iglesia en el Perú, a través de la Conferencia Episcopal Peruana, celebra este año la “Semana del Migrante y su Familia”; con el espíritu de ir generando espacios de reflexión en todas las Iglesias e Instituciones del país, así como en el exterior, donde residen más de tres millones y medio de compatriotas. El Santo Padre Francisco, en su Mensaje para la 104 Jornada Mundial del Emigrante y el Refugiado 2018, ha propuesto como tema: “Acoger, proteger, promover e integrar a los emigrantes y refugiados”, que orienta hacia una acción concreta de la Iglesia peruana con relación a las personas en movilidad.

Hemos enviado los materiales preparados para esta ocasión: afiche y folleto de trabajo con la carta de los Obispos del Perú, donde se desarrollan varios puntos del mensaje, algunas indicaciones sobre como celebrar esta semana y preguntas para dialogar en grupos, a todas las Jurisdicciones Eclesiásticas del país, para que sirvan como medios de enseñanza, difusión y celebración de esta realidad que a todos nos interpela y convoca.

De igual modo, en este marco, deseamos invitar a todos a la celebración eucarística que tendrá lugar en la Basílica Catedral de Lima (Plaza Mayor sin número, Lima), el domingo 17 de junio a las 11:00 a.m., la cual será presidida por su Eminencia, Juan Luis Cipriani Thorne, Arzobispo de Lima y Primado del Perú. En esta celebración nos acompañarán diversas colectividades de inmigrantes, así como asociaciones de peruanos retornantes y migrantes internos, con quienes daremos gracias a Dios.

Materiales para descarga

Mensaje del Santo Padre Francisco para la Jornada Mundial del Emigrante y Refugiado

Enlace para descargar los materiales para la Semana Nacional del Migrante y su Familia

Jornadamundialdelospobres(ZENIT).- La II Jornada Mundial de los Pobres será una jornada “donde se celebra el encuentro con el otro”, ha indicado esta mañana Mons. Rino Fisichella, Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, en la presentación del Mensaje del Papa para este encuentro.

El II Día Mundial de los Pobres se celebrará el próximo 18 de noviembre de 2018. Para ello, ha señalado el Cardenal, se han imaginado algunas iniciativas propuestas a toda la Iglesia y que se concretarán también en el Vaticano por obra del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización con el apoyo de algunos financiadores.

Eucaristía con los pobres

El domingo 18 de noviembre a las 9:30 horas el Papa encontrará a los pobres, acompañados por las asociaciones y los grupos parroquiales en la basílica de San Pedro, donde se celebrará la santa Eucaristía.

Posteriormente, el Santo Padre participará en el almuerzo en el Aula Pablo VI con alrededor de 3.000 pobres, que será ofrecido por el ‘Roma Cavalieri – Hilton Italia’, en colaboración con el ‘Ente Morale Tabor’. Al mismo tiempo, en muchas parroquias que se han unido a la iniciativa, en los centros de voluntariado y en algunos colegios y escuelas, cada uno según sus posibilidades, se ofrecerá un almuerzo a los pobres, como un momento de fiesta y compartición, ha indicado Mons. Fisichella.

“En muchas Diócesis, esta fue una experiencia que, el año pasado, enriqueció la celebración de la primera Jornada Mundial de los Pobres. Muchos encontraron el calor de un una casa, la alegría de una comida festiva y la solidaridad de cuantos quisieron compartir la mesa de manera simple y fraterna”(6). Como dice el Papa Francisco en su mensaje: “Quisiera que también este año y en el futuro esta Jornada fuera celebrada bajo el signo de la alegría por redescubrir el valor de estar juntos. Orar juntos y compartir la comida el día domingo…” (6).

Vigilia de oración

El sábado 17, como preparación, se celebrará una vigilia de oración en la basílica de San Lorenzo Extramuros, para todos las asociaciones de voluntariado y para los que, como “verdaderos artífices de la misericordia”, diaria y discretamente, prestan servicio de asistencia las personas que viven estas difíciles realidades, ha anunciado Mons. Fisichella.

Ambulatorio de Salud

Almuerzo con pobres, migrantes y reclusos, en Bolonia © L'Osservatore Romano
Casi 600 personas indigentes pudieron recibir tratamiento médico gratuito tras la celebración de la I Jornada Mundial de los Pobres, el 19 de noviembre de 2017, por lo que se repetirá la experiencia del Ambulatorio de Salud, ha declarado el Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización.

A lo largo de la semana del lunes 12 al domingo 18 de noviembre, se instalará un Ambulatorio de Salud en la Plaza Pio XII, donde desde primeras horas de la mañana hasta la noche se ofrecerá atención médica para diversas especialidades. Dermatología, infectología, cardiología, ginecología y andrología, oftalmología, podología, análisis clínicos con respuesta a muy corto plazo, serán las áreas médicas cubiertas.

Participación de todas las organizaciones

Hasta la fecha han dado su disponibilidad, además del Departamento de Salud del Vaticano, los especialistas respectivos de la Universidad Católica Gemelli y de la Universidad de Tor Vergata. “Estamos esperando recibir otras participaciones en los próximos días”, ha anticipado el Cardenal Fisichella.

La llamada está dirigida, por lo tanto –ha señalado– a las asociaciones, a parroquias y a “todas aquellas organizaciones que actúan en el ámbito de la asistencia a los pobres” para que puedan seguir ayudando a los necesitados a utilizar este servicio para vencer la natural desconfianza que a menudo caracteriza estas situaciones.

(Tomado de: zenit.org)

Explotar a las mujeres es un pecado contra Dios2Ciudad del Vaticano.- “Una oración para las mujeres descartadas, para las mujeres usadas, para las niñas que tienen que vender su dignidad por un trabajo", es la exhortación del Papa Francisco en su homilía de la misa matutina celebrada en la capilla de la Casa Santa Marta, reflexionando sobre el Evangelio del día según San Mateo en el que resuenan las palabras de Cristo: "El que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio" y "el que repudia a su propia mujer la expone a caer en adulterio”.

La doctrina de Jesús sobre la mujer cambia la historia

El Santo Padre subraya cómo las mujeres son precisamente "aquello que falta a todos los hombres para ser imagen y semejanza de Dios”.

“Jesús dice palabras fuertes, radicales, que cambian la historia, ya que hasta entonces la mujer ‘era considerada de segunda clase’, para decirlo con un eufemismo: era una esclava, ni siquiera gozaba de plena libertad", observa el Papa.

Por tanto, la doctrina de Jesús sobre la mujer cambia la historia: “Una cosa es la mujer antes de Jesús y otra cosa es la mujer después de Jesús".

«Jesús dignifica a la mujer y la pone al mismo nivel que el hombre, ya que toma aquella primera palabra del Creador, “ambos son imagen y semejanza de Dios", ambos; no el hombre primero y luego la mujer un poco más abajo, no... ambos. Y el hombre sin la mujer al lado - tanto como madre, como hermana, como esposa, como socia de trabajo, como amiga - ese hombre solo no es imagen de Dios», afirma Francisco.

La imagen de la mujer usada como “objeto”

Por otra parte, el Obispo de Roma reflexiona en particular sobre ese “desear a la mujer”, que evoca el pasaje del Evangelio.

«En los programas de televisión, revistas, periódicos, vemos a las mujeres como un objeto de deseo, de uso; como en un supermercado», explica el Papa señalando que en muchas ocasiones, con el fin de vender productos de una “cierta calidad”, la mujer es convertida en “producto”, expuesta de manera humillante, a veces sin ropa, tirando así por tierra esa enseñanza de Jesús que la “dignificó”.

Igualmente, el Sucesor de Pedro recuerda que descartar a la mujer es un pecado contra Dios Creador, porque sin ellas, “los hombres no podemos ser imagen y semejanza de Dios”.

“Hay una rabia contra la mujer, una rabia fea. Incluso sin decirlo ... ¿Cuántas veces las chicas necesitan venderse como un objeto desechable para tener un puesto de trabajo? ¿Cuántas veces?”, se pregunta Francisco señalando que esta situación también se vive en Roma y que no hace falta irse muy lejos para ser testigos de esta lacra social.

 Mirar a nuestro alrededor para ver la explotación

Asimismo, el Santo Padre se plantea qué cosas veríamos si hiciéramos un “peregrinaje nocturno” en ciertos lugares de la ciudad, en los cuales tantas mujeres, migrantes y no migrantes, "son explotadas como en un mercado”, ya que a estas mujeres, los hombres se les acercan, no para decirles “buenas tardes”; sino para preguntarles “¿cuánto cuestas?”.

Y para aquellos que lavan sus conciencias llamándolas “prostitutas”, el Papa cita las palabras de Jesús: "Tú la has hecho prostituta, como dice Jesús, quien repudia a su mujer la expone al adulterio porque cuando no se trata bien a la mujer y se la abandona, aumenta el riesgo de que termine, en muchas ocasiones, siendo explotada, humillada y esclavizada".

"Nos hará bien, mirar a estas mujeres y pensar que, frente a nuestra libertad, ellas son esclavas del pensamiento del descarte”, concluye Francisco.

(Tomado de: vaticannews.va)

Gustavogutierrez(Rosario Hermano, en Amerindia).- El miércoles pasado (6 de junio) viajé rumbo a Perú para participar de la eucaristía en acción de gracias por los 90 años de Gustavo Gutiérrez.

Fui con la intención de acompañar en la celebración y de hacerle presente los saludos de muchas y muchos compañeros de caminhada -como dicen los brasileños- del quehacer teológico latinoamericano que nos habían hecho llegar sus mensajes llenos de vivencias, recuerdos, anécdotas y reconocimientos; en síntesis llenos de mucho trabajo y vida compartida.

Entre los saludos a Gustavo, de los que fui portadora, estaban los de Leonardo Boff, Sergio Torres, Jon Sobrino, Pedro Trigo, Diego Irarrázaval, Cecilio De Lora, Víctor Codina, Pablo Bonavía, Juan Hernández Pico, Pablo Richard, José Oscar Beozzo, Pedro Acevedo, Paul Dabezies, Rafael Luciani, Maria José Caram, Ana Varela, Elsa Tamez y nuestra coordinadora de Amerindia, Socorro Martínez Maqueo.

De alguna manera me sentía feliz por ser portadora de tantos recuerdos, afectos y hermandad. Me sentía testigo de esta historia de salvación que se podía entretejer en conjunto desde los diferentes textos recibidos y que emerge desde las bases de nuestra fe, la fidelidad y el amor a Dios y a los pobres por lo que tanto trabajaron y trabajan estos hermanos y hermanas en la fe.

Llegué a la iglesia de Santo Domingo una hora antes del comienzo y ya estaba casi llena, lo que me llamó mucho la atención. Quizá mirado desde mi perspectiva uruguaya me dio la impresión de que era demasiado temprano para que hubiese tanta gente. En realidad esto era solo un preámbulo de todo lo que acontecería después.

Fui viendo cómo los presentes se encontraban y se reconocían con gran alegría. Según pude saber, varios de los participantes llevaban mucho tiempo sin verse. Se iban encontrando y reconociendo por sus nombres, por el curso en el que habían participado juntos, por las provincias a las que pertenecían -Chiclayo, Piura, entre otras, eran nombres que resonaban- y por las luchas que juntos habían dado.

De a poco la iglesia se comenzó a llenar de luz y calor, de sonrisas y fraternidades, de atención a todos los detalles ya que todo estaba preparado con gran cariño y con la participación de muchas personas que vibraban desde el comienzo con todo lo que había para celebrar.

Al comenzar la celebración el Nuncio Apostólico, con demostración de mucha alegría y emoción, leyó el mensaje del Papa Francisco, destacando, muy claramente que no era un saludo protocolar desde Roma sino que era intención del Papa establecer públicamente su reconocimiento a los aportes de Gustavo a la vida de los pobres, a la Iglesia y a la humanidad. Esto produjo los primeros aplausos que surgieron espontáneamente pero con gran intensidad por parte de los presentes. A lo largo de la eucaristía este hecho se repitió, fue interrumpida en varios momentos por aplausos espontáneos.

Esta celebración senti-pensada en el estilo austero y sencillo que caracteriza a Gustavo, nunca lo puso a él en el centro y no fue un desborde de halagos o elogios, muy merecidos por cierto, pero que seguro al homenajeado no lo hubieran hecho sentir cómodo. Se percibía que se trataba de celebrar en conjunto ya que los reconocimientos eran para toda la comunidad, para "el rebaño fiel", para "la nube de testigos" y para el amor a Dios que es la fuente generadora y el origen de todo.

Sentí que estaba siendo testigo de un momento histórico de una iglesia que tiene una gran resiliencia, que encontró en el amor al pobre e insignificante su sentido y razón de ser, porque en ellos se manifiesta de forma privilegiada la presencia de Dios y que fue capaz, desde la lucidez, intuición, profetismo y fidelidad evangélica de Gustavo como Padre Fundador de la Teología de la Liberación, y de tantos otros, dar un aporte esencial a la iglesia universal y a la sociedad.

Al final de la ceremonia Gustavo tomó la palabra y se refirió al texto de Miqueas como inspirador, "respetar la justicia, amar al otro y caminar humildemente con tu Dios". Para mí -decía Gustavo- esto siempre ha sido importante y con su humor característico nos afirmba: "yo he tenido callos y allí uno se da cuenta que ha caminado", y volviendo a la teología decía "para mí la teología es como escribirle una carta de amor a Dios, a la Iglesia de la que formo parte y al pueblo mismo del que formo parte también". Finalmente, culminaba diciéndonos, ¿porqué uno es tan terco en el esfuerzo de reflexión en teología? Y se contestaba afirmando "porque es amor".

 Gustavo Gutiérrez, con Rosario Hermano

 Muchas veces sentimos y nos lamentamos que los reconocimientos no llegan en vida. Aquí no sólo llegaron desde sus compañeros de camino, de sus compañeros de "alegrías y tribulaciones" sino también desde Roma, y más específicamente del sucesor de Pedro. La expresión "se hizo justicia" emergió con fuerza y fue un sentimiento compartido y celebrado.

Luego de la Eucaristía se invitó a todos los presentes a un brindis en el claustro y a poder encontrarse allí personalmente con Gustavo. Los saludos, que duraron más de una hora y media, fueron un gran cierre para la celebración. Era el momento del encuentro, del reconocimiento, de hacer memoria, de vida, sueños y esperanzas compartidas.

No puedo terminar esta pequeña crónica sin agradecer a todas y todos los hermanos y hermanas peruanas, sobre todo del Bartolomé de las Casas y de CEP que la hicieron posible y a Dios que me permitió ser testigo de una forma de ser Iglesia y comunidad que sigue reafirmando y alimentando el amor a Dios y él.

Quiero dar gracias a Dios por la existencia de Gustavo, por su vida dedicada a escudriñar la voluntad del Dios en América Latina, por ayudarnos a recordar que eso no es posible fuera de la realidad. Gracias por haberse preguntado y habérnoslo hecho preguntar: "¿Dónde dormirán los pobres?", y por hacernos conscientes de que el compromiso con los pobres es un elemento constitutivo de la fe cristiana. Gracias por su terquedad, como él mismo dice, en perseverar, "en medio de noches oscuras e inviernos eclesiales" como afirma Víctor Codina, en la fidelidad al Dios de la historia.

Para terminar me voy a apropiar de una frase que una teóloga uruguaya utiliza con frecuencia y es de autoría de un cantautor compatriota, el Sabalero, que dice: "lindo haberlo vivido pa poderlo contar". Eso es lo que sentí y lo que siento. Fue uno de esos días en que la gratitud hacia Dios y hacia todas las personas que allí estaban y en tantos otros lugares a través de la transmisión en vivo, fue vivida con mucha intensidad; fue un día de regocijo, de paz, de comunión y de reconocimiento que valió la pena haberlo vivido así tal como se vivió, con sencillez, agradecimiento y confianza en Dios.

 (Tomado de: periodistadigital.com)

TalleresFrente al incremento de la llegada de hermanos venezolanos a esta región norteña (el número actualmente asciende a las 1200 personas), el lunes 11 de junio, la Plataforma Apostólica Jesuita de Piura organizó dos talleres con el tema “El derecho internacional de los Refugiados: aproximación jurídica y conceptual”, ambos dirigidos a los miembros de las instituciones que conforman la Plataforma.

El primer taller se realizó por la mañana en el Centro de Investigación y Promoción del Campesinado (CIPCA) con la asistencia de 63 colaboradores, mientras que el segundo se realizó por la tarde en el Colegio San Ignacio de Loyola de Piura, con 94 colaboradores. Ambos espacios tuvieron el propósito de informar de mejor modo sobre la situación de los venezolanos en nuestro país y generar respuestas de acogida y atención hacia ellos.

Se contó con la participación de Mariana Mendiola, Oficial de protección de la Oficina de terreno en Perú del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR); de César Ruiz, Coordinador del Programa de Movilidad Humana de Encuentros SJS; y de Jessy Castillo, Coordinadora de la Oficina de atención a refugiados en Tumbes de Encuentros SJS.

Entre los temas de la agenda resaltaron la Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados, el derecho internacional de los refugiados, la diferencia entre migrante y refugiado, el marco normativo de la protección internacional de los refugiados en el Perú y el trabajo de los jesuitas desde la Oficina de atención a refugiados en Tumbes.

(Con información de PAR Piura)

Pedrobarreto"Siempre quise ser fiel a mi vocación jesuita y, a partir de mi servicio en el Vicariato Apostólico de Jaén (su primera sede episcopal desde 2002), comprometerme con el cuidado de la vida y del medio ambiente". Es lo que asegura a la Agencia Fides el jesuita peruano Pedro Ricardo Barreto Jimeno, arzobispo de Huancayo, que será investido con la dignidad cardenalicia en el consistorio del 28 de junio.

El arzobispo Barreto cree que la decisión del Papa ha podido estar motivada por su trabajo en la defensa de la vida y de la naturaleza. Explica que su diócesis está ubicada "en el medio de los Andes del Perú, a las puertas del Oriente peruano amazónico". El compromiso con el cuidado de la vida y del medio ambiente le ha llevado a ser uno de los fundadores de la Red Eclesial Panamazónica (REPAM) y su primer vicepresidente.

Fue su representante en el Celam (Consejo Episcopal Latinoamericano) y en la Santa Sede. Como arzobispo de Huancayo, ha promovido la "mesa de diálogo para la solución integral y sostenible al problema de salud ambiental y laboral en La Oroya y en el valle del río Mantaro", con más de 60 instituciones del Estado y la sociedad civil, que aún preside.

"Conocí a Jorge Bergoglio en 1980, -explica-, cuando era provincial de los jesuitas de Argentina, con motivo de un retiro en Buenos Aires. Desde entonces nos hemos mantenido muy unidos". En esa ocasión contó a Jorge Bergoglio que su madre había nacido en Buenos Aires y se había mudado al Perú a la edad de nueve años. Era del mismo barrio natal del futuro Papa, Flores. Así comenzó entre ellos un diálogo que continúa y que tuvo un momento señalado con la visita de Francisco a Puerto Maldonado, en el Amazonas peruano, el 19 de enero de 2018.

Mauricio López, Secretario Ejecutivo de la REPAM, recuerda a Fides que cuando se empezaba a tejer la red panamazónica, monseñor Barreto aseguró que se trataba de "una inspiración del Espíritu Santo". "Tuvo el valor de dar prioridad a la red y de mantenerla en marcha cuando todavía no existía como tal", recuerda López. "Habló de la Amazonía como fuente de vida para el mundo y como parte de las preocupaciones de la Iglesia. Monseñor Barreto es un profeta de la ecología integral". Gracias a él también "hoy puedo decir que la REPAM es, como herramienta, fuente y plataforma, una respuesta a una llamada de Dios para proteger la vida".

La Red ahora se vale del carisma jesuita y franciscano de dos cardenales, monseñor Claudio Hummes, el presidente, y monseñor Pedro Barreto, vicepresidente.

Nacido en Lima 12 de febrero de 1944 Pedro Barreto entró en la Compañía de Jesús en 1961 y fue ordenado una década más tarde. En la congregación jesuita, ocupó cargos vinculados a la educación, la pastoral juvenil y las vocaciones y fue superior de la comunidad. Obispo desde el 2002 de Jaén, fue nombrado por Juan Pablo II arzobispo de Huancayo en 2004. Participó en la V Conferencia del Episcopado Latinoamericano en Aparecida (Brasil) en 2008.

(RD/Fides)

agendaCONFER

Retiros CRP

lampadaaccesa2

eventos

Copyright © 2017 CRP - Conferencia de Religiosas y Religiosos del Perú. Todos los derechos reservados.
Calle Torre Tagle 2461, Pueblo Libre, Lima - Perú - Teléfono: (+51) (01) 261-2608 - Desarrollado por Cecopros