logook

tacna feria juvenilMás de 150 jóvenes, entre varones y mujeres, participaron en la Feria Vocacional “REDEScubre tu Vocación… Dale Like a Jesús”. Los participantes son alumnos de los distintos colegios y parroquias de la ciudad de Tacna, quienes participaron en esta Feria Vocacional organizada por la Pastoral Vocacional de la Diócesis de Tacna y Moquegua.

La actividad contó con los testimonios de una pareja de esposos, un seminarista, una religiosa y un sacerdote, quienes desde sus distintas vocaciones de servicio alentaron a los jóvenes a escuchar el llamado que Dios tiene para sus vidas.

Asimismo, las congregaciones religiosas y el Seminario Misionero San José se hicieron presentes en esta actividad además de instalar sus stands donde brindaron información a los asistentes sobre sus carismas y labor pastoral al servicio de Dios y de la Iglesia.

Al final del evento, y después del taller grupal de reflexión vocacional, los participantes tuvieron un encuentro con Jesús, en la Adoración al Santísimo, donde los jóvenes presentaron sus vidas al Señor para descubrir su vocación. (Fuente: CEP)

Señordelos milagrosPor Pablo Espinoza (*).- Transcurre el mes de octubre tradicionalmente marcado por la devoción al Señor de los Milagros. La centenaria manifestación de la fe popular parece sacar a la Iglesia a las calles en muchos lugares del Perú y el mundo. Coincide esta imagen de una comunidad de creyentes que sale, camina, peregrina y va detrás de su Señor, con aquellas primeras formas de reconocer a los cristianos en los albores de la historia de la Iglesia: los del camino, se les llamaba.

Debó haber marcado con mucha fuerza la memoria visual de los primeros cristianos, a quienes les correspondió transmitir oralmente los dichos y actos de Jesús de Nazaret, el ver a sus discípulos yendo de un lugar a otro junto al Maestro por aquellos caminos de la Palestina del siglo I. Podemos reconstruir los primeros escenarios de la evangelización centrados en la memoria y la palabra de estos primeros testigos que atendían en pequeños grupos los intereses y preguntas de quienes querían conocer el camino del Resucitado y ser sus discípulos. Esa fresca y sincera inquietud por conocerlo y caminar tras de Él se prolonga hoy en la procesión del Cristo de Pacha camilla y en otras devociones en nuestro país. Salimos a caminar con nuestras esperanzas y sufrimientos, dando gracias y manifestando también desaliento e indignación. Porque quienes caminamos somos personas con dignidad y mundos familiares diversos, creyentes necesitados de fortalecer nuestra fe, ciudadanos con aspiraciones y derechos, vecinos con urgencias de seguridad y calidad de vida.

A la vez es legítimo y responsable preguntarnos por la incidencia de nuestra fe en la vida diaria, por el impacto del creer en Jesús frente a lo que nos acontece y llama a actuar: la pobreza, la violencia, la corrupción o inseguridad. En otras palabras, preocuparnos por cómo nuestra fe tiene una eficacia social, política, económica, cultural, ética. De lo contrario cumpliríamos un rito vacío, una tradición reducida a costumbre sin relevancia. Esto se hace más urgente conforme nos aproximamos a los días de la visita del Papa Francisco, quien llegará como un peregrino de la paz y la esperanza. Seguramente su anhelo será que sus gestos y palabras puedan calar hondo no sólo en los creyentes sino en quienes se dispongan a oírlo con buena voluntad, preocupados por sus hermanos en esta casa común, nuestra tierra peruana.

Recordemos que el pontificado de Francisco se distingue por la sencillez, cercanía y llaneza para el trato con la gente. "Acuérdate de los pobres" le susurró al oído un cardenal amigo que estaba a su lado durante el cónclave cuando ya era inminente su elección, y ese susurro ha sido asociado con el soplo del Espíritu de Jesús, quien proclamó: "He venido a traer la Buena Noticia a los pobres". Por eso para el papa Francisco este constante volver a Jesús y su mensaje es fuente de libertad y audacia, dos dimensiones que han sido puestas en práctica durante estos años en su caminar.

Nos viene a visitar un Papa que nos alienta a salir, a ir a las periferias, a transponer fronteras de todo tipo; quien con su actitud dialogante tiende puentes, busca aproximar y convoca. Sus intervenciones querrán tener una fuerza esperanzadora y a la vez desafiante. Ojalá ejercitemos esa disposición a oírlo de verdad, a reconocer que nos recordará muchos motivos para sentirnos orgullosos de la tradición de fe de nuestro país, y a la vez nos invitará a sentirnos responsables de aportar desde nuestra condición de creyentes frente a situaciones de injusticia, corrupción, maltrato y abandono que padecen muchos en nuestro país.

De la misma manera como la fe en el Señor de los Milagros nos saca a la calle, nos reúne y moviliza colectivamente llevándonos al encuentro de muchos hermanos que claman justicia, sanación, reconciliación y ser atendidos; estoy seguro que las palabras del Papa Francisco nos habrán de movilizar, no sólo con el afán de verlo pasar o recibir su bendición, sino sobre todo con la necesidad de revitalizar la fe en todo aquello que contribuya realmente a ocuparnos de quienes más urgen del cuidado de sus derechos, el reconocimiento y la defensa de su dignidad. Ese habrá de ser el verdadero fruto generoso de una visita papal ya próxima. Que nuestra fe en el Cristo de los Milagros, cuya devoción precisamente nació en los márgenes de la Lima colonial, sea inspiradora de palabras y gestos esperanzadores para nuestra patria tan urgida de Buenas Noticias.

(*) Coordinador de Comunicación para el Desarrollo, PUCP
Iniciativa Eclesial 50° VAT II
Compartido por Diario La República, Perú

ColectodomundCon el lema: “El Evangelio es alegría, vívelo”, este 26 y 27 de octubre se realizará a nivel nacional, la Colecta Pública a favor de las misiones en el mundo, mejor conocido como la Colecta DOMUND. Durante esos días, voluntarios de diversas edades recorrerán las calles recogiendo el aporte voluntario de las personas a favor de las misiones.

Cabe señalar que este domingo 22 de octubre se celebra a nivel mundial la Jornada Mundial de las Misiones o Domingo Mundial de las Misiones, pero en nuestro país se llevará a cabo el Censo Nacional de población. Por ello, para cumplir responsablemente con el Censo, la Colecta Parroquial se realizará el próximo domingo 29 de octubre, en todas las iglesias y templos del territorio nacional.

El DOMUND, o Domingo Mundial de las Misiones, es el día en que la Iglesia Universal reza por la actividad evangelizadora de los misioneros y misioneras, y colabora económicamente con ellos en su labor de llevar ayuda a los más pobres y necesitados. La Jornada Mundial de las Misiones, DOMUND, se celebra en todo el mundo el tercer domingo de octubre. Por ello, los fieles pueden ayudar a las misiones, a través de un donativo económico en las colectas.

Previo a estas actividades, se realizó una conferencia de prensa, donde se hizo el lanzamiento oficial de la Campaña Mundial a favor de las Misiones DOMUND 2017. En la rueda de prensa participaron Monseñor Salvador Piñeiro, Arzobispo de Ayacucho y Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, y el Padre Víctor Livori, Director de las Obras Misionales Pontificias en el Perú. Allí, se dio a conocer a los periodistas todos los detalles e importancia de la Campaña DOMUND a favor de las misiones y como se realizará en nuestro país, que tendrá como eje central la realización de la Colecta. (Fuente: CEP)

Mauricio(Por Mauricio López, Secretario Ejecutivo de REPAM)) Creo que es fundamental comenzar por agradecer a Dios, al Dios de la Vida y a ese Dios que vive en la Amazonía por esta noticia que es tan esperanzadora para nosotros y que nos llega desde el Papa Francisco. Y al mismo tiempo, reconocer que esto conlleva una gran responsabilidad para acompañar con vida, proceso y discernimiento todo lo que implica la preparación del Sínodo.
Quisiera mencionar cinco puntos que creo que son fundamentales para poder comprender las implicaciones del Sínodo, para poder prepararnos para ello y para trascender también el momento específico sinodal.

Vivimos un Kairós de Dios 

Lo primero, es reconocer que estamos viviendo un absoluto Kairós de Dios. Que el Sínodo es el resultado de una caminada eclesial donde el Espíritu ha venido hablando progresiva y paulatinamente desde el Concilio Vaticano II, con los primeros encuentros de los obispos que trabajan y caminan en la Amazonía, incluso desde el año 1972 en Santarém. Y, a lo largo de todos estos años los múltiples procesos y experiencias que han querido poner a la Amazonía en el corazón de la misión de la Iglesia. A la Amazonía, sus pueblos, a las comunidades que allí viven, sus gritos y esas necesidades de poder decir futuro, de poder proyectarse como un signo de vida, fuente de esperanza para el planeta todo.

Así que, en este Kairós de Dios, necesitamos una actitud de profundo discernimiento para prepararnos adecuadamente a recibir qué es lo que nos dice el Espíritu a lo largo de la historia de la Iglesia en la Amazonía, en el momento tan urgente, donde hay tantísimos signos de muerte también en este territorio y desde la propia palabra de los pueblos que allí habitan.
Construir Sínodo significa hacer un camino de discernimiento en medio de este gran Kairós de Dios.

Un Sínodo desde los territorios
El segundo punto es animar, invitar y pedir que este Sínodo sea una experiencia territorial encarnada. Si bien es cierto que es un Sínodo que representa el esfuerzo de los obispos y de las instancias de la Iglesia, para poder responder a una realidad que emerge y que tiene una especial importancia para el planeta, porque no es solamente para la Panamazonía, sin embargo, queremos que sea un Sínodo profundamente territorializado, es decir que estén vivas, presentes y actuantes las propias voces de quienes allí habitan. Por un lado, los obispos obviamente, pero sobre todo también la vida religiosa encarnada que se entrega todos los días en ese territorio (sacerdotes, misioneros, misioneras, laicos, laicas) y sobre todo, cómo Dom Claudio, el Cardenal Hummes ha dicho como presidente de la REPAM, donde, los pueblos, sobre todo los pueblos indígenas y las comunidades amazónicas sean sujetos de su propia historia. En este caso, que sean sujetos de su propia voz dentro del Sínodo. Para que podamos tener una mirada de horizonte en lo que será su futuro, en lo político, económico,
cultural, social y en lo religioso que también tiene que ver profundamente con este elemento sinodal.

Una Ecología Integral inspirada en la “Laudato Si”
El tercer punto, es que el Sínodo es un sínodo para la Panamazonía, pero es sobre todo un sínodo que desea encarnar la encíclica Laudato Si. Los elementos esenciales de Laudato Si, que son ineludibles y no negociables al momento de pensar un Sínodo para la Panamazonía. Es decir, una mirada sobre la crisis única-socioambiental, una mirada de esperanza, de una espiritualidad que responde a este bioma que también es mencionado en la Amazonía.    Y, sobre todo, un sínodo que sea una expresión concreta de repensar, de reformar, de reestructurar la misión de la iglesia a la luz de toda su riqueza histórica, de su identidad profunda, pero, también desde la categoría de ecología integral de Laudato Si.

Tiene que ser un Sínodo de la Ecología Integral-Laudato Si, por lo tanto, considerar todo lo que tiene que ver con el ser humano, el cuidado de su vida, salud, bienestar: Ecología Humana. Todo lo que tiene que ver con los signos de la realidad política, tan compleja que está afectando esta realidad, una Ecología Política. También todo lo que son los rasgos de una economía de mercado extractivista que está destrozando este territorio, una Ecología Económica.      Y luego, también una Ecología Ambiental que reconoce este bioma, esa biodiversidad como posibilidad de futuro en toda su gran diversidad. Pero también, muy especialmente desde la categoría Ecología Cultural que reconoce a los pueblos indígenas y a las comunidades de la Amazonía como los principales interlocutores al momento de decidir el futuro. Una ecología cultural que llama a reconocer cómo estos pueblos tienen una relación espiritual, armónica, de reciprocidad con el territorio donde habitan allí sus ancestros, los espíritus también que orientan y le dan sentido a su vida. Por lo tanto, su propia identidad cultural, su lengua, sus tradiciones, su futuro. Y también, por lo tanto, desde la Ecología Integral en Laudato Si, el futuro de las próximas generaciones, la justicia de las próximas generaciones, qué tipo de mundo queremos dejar para quienes vienen después de nosotros.

Una Teología que integra tres niveles
Un cuarto punto. Tiene que ser un Sínodo profundamente teológico. Pero, una teología que responda a los signos de los tiempos actuales, que abrace también toda esta novedad que el Espíritu va revelando, el proceso pastoral que el Papa Francisco está haciendo, incluso en esta mirada de “Evangelii Gaudium”, de conversión pastoral de iglesia en salida, de ir haciendo una opción que responda al mundo de hoy. Por lo tanto, una teología en tres niveles o tres teologías integradas:

Una Teología profundamente encarnada, desde la propia realidad, del territorio, de los pueblos, de la misión de la Iglesia allí, de toda la lectura de los signos de Dios allí presentes como semillas del Verbo en las culturas; como tanto se ha venido trabajando desde el Concilio Vaticano II y luego en las propias reflexiones de Medellín, Puebla, Santo Domingo, Aparecida.

Una Teología de la Creación, que sea capaz de entender el ámbito mayor de todo el proyecto de Dios y su misterio presente. Para hacer esa Teología de la Creación que permita identificar cómo esa presencia de Dios va proyectándose como misterio ascendente que va también haciendo su propuesta sobre la muerte, que va también generando vida y resurrección en medio de los signos también de una realidad rota y que tiene que ver con la Creación toda como misterio.

Y tercero, una Teología de la Comunión, que es aquello también que la REPAM ha venido intentando hacer en estos tres años, y desde muchos años atrás: integrar las diversas voces de la Iglesia, de la sociedad civil, de todos los propios pueblos y comunidades amazónicas para que haya un verdadero signo de comunión, un signo de Dios que es comunidad, que es  comunión, que es integración y que es la posibilidad para responder juntos en una misma dirección a este llamado.

Una experiencia de unidad y universalidad
El último punto, que sea una verdadera experiencia de “sinodalidad”, es decir, unirnos para ponernos a tono, en un mismo ritmo. Y, que pueda más allá del Sínodo, pensar el Sínodo mucho más allá del Sínodo en lo que tiene que ver con la puesta en actualidad de mirar juntos el momento del territorio amazónico de la Iglesia que responde a ella, para poner las semillas estructurales de esa conversión-reforma, que permitan responder en el tiempo y a futuro en esta realidad.
Por eso, el papel de la REPAM lo estimamos muy importante por lo que ya venimos haciendo: Encuentros, diálogos, integración de instituciones, congregaciones, estructuras; articulación con otras personas, hombres y mujeres de buena voluntad, diálogo con los pueblos indígenas. Quisiéramos que la sinodalidad sea absolutamente coherente con las voces diversas que construyen también ese proyecto de Vida, de Reino y de Misterio en la Amazonía que es amplio y diverso.

 Por último, que el Sínodo de la Amazonía, no sea sólo de la Amazonía. Sino que sea la posibilidad para que otros biomas que también están en proceso de articularse, de constituirse como redes eclesiales, también se sientan integrados e implicados para ir pensando sus propios proyectos integrados y encarnados. Y que ojalá abra camino para una nueva mirada de la territorialidad encarnada de la Iglesia. Por lo tanto, también alrededor de

los otros biomas, de las otras identidades territoriales como puede ser la Cuenca del Congo con la Red Eclesial de la Cuenca del Congo. Al mismo tiempo también, toda la realidad de los Bosques Tropicales y realidad Oceánica en Asia Pacífico, el Corredor Biológico Mesoamericano, la Cuenca del Río de La Plata y el Acuífero Guaraní. Que el Kairós de Dios llegue también a hacernos preguntas sobre la Ecología Integral desde la Laudato Si, alrededor
de estos biomas, estos espacios de vida donde Dios también va expresando su llamado, donde la realidad grita porque hay signos profundos de muerte, explotación, desplazamiento, despojamiento y que la Iglesia quiere responder.

En todo caso, agradecemos tanto al Papa Francisco por haber acogido y escuchado a esta Iglesia profética y misionera que ha caminado en la Amazonía y que este Sínodo permita abrir posibilidades de nueva vida para muchos y muchas, mucho más allá del momento actual, mucho más allá del propio Sínodo, para el futuro. Que sea una verdadera experiencia escatológica, del Reino ya presente, pero que necesita seguirse tejiendo con la ayuda y la
comunión de todos los que nos sentimos Iglesia y las personas de buena voluntad que caminan con ella y sobre todo las comunidades y pueblos que allí viven.

Fuente: Entrevista solicitada por Oscar Elizalde de la Revista Vida Nueva y nota publicada por Radio Vaticana

Pastoral de la Movilidad Humana presenta nueva página webLa Pastoral de Movilidad Humana, de la Conferencia Episcopal Peruana, presentó hoy su renovado sitio en Internet: www.pastoralmigrantes-peru.org que muestra un contenido, organizado por secciones, para dar acceso al conjunto de servicios que ofrece esta área. Los contenidos han sido organizados en cuatro apartados: Migrantes, Turismo, Trata de personas, y Fronteras.

Esta nueva página web permite no sólo el acceso a informaciones de la Pastoral de Movilidad Humana, sino también a otras informaciones de interés, acceso a las redes sociales en Facebook, así como al canal en YouTube y de otras redes de interés de organizaciones nacionales e internacionales vinculadas con la temática migratoria.

Esta página web es parte del proyecto: “Prevención de la trata de personas y del tráfico ilegal de migrantes en el Perú: fortalecimiento de redes sociales para la prevención y atención a víctimas, a nivel nacional y zonas de frontera”, en alianza con la ONG ProgettoMondo MLAL, gracias a la financiación de la Conferencia Episcopal Italiana, como medio de información contra este delito. (Fuente: CEP)

LOGO ARZOBISPADOEl Arzobispado Metropolitano de Trujillo ha tomado conocimiento sobre solicitudes de dinero que vienen realizando personas inescrupulosas, aprovechando los preparativos para la visita del Papa Francisco a nuestra ciudad, el sábado 20 de enero del 2018.

El Arzobispado lamenta y se siente en el deber de aclarar esta situación, remarcando que bajo ningún concepto, se ha emitido documentación alguna, solicitando dichos donativos a nombre de cualquier coordinador del Arzobispado para la organización de la visita papal, por lo que exhorta a la población a denunciar inmediatamente estos lamentables hechos ante la Policía Nacional del Perú.

Asimismo, señala que el ingreso a los puntos de encuentro entre el Sumo Pontífice y la feligresía norteña, a realizarse en el aeropuerto Carlos Martínez de Pinillos, explanada de Huanchaco, Plaza de Armas de Víctor Larco, y Plaza de Armas de Trujillo, son completamente gratuitos.

Este hecho se produce a pocos días de haberse realizado la denuncia y captura de una persona en la ciudad de Lima, a quien- según informó la PNP- sus víctimas ya le habían depositado dinero por supuestos “pases de ingreso” para participar de la Misa Papal, a celebrarse el domingo 21 de enero en la capital. (Oficina de Prensa del Arzobispado de Trujillo)

agendaCONFER

Retiros CRP

lampadaaccesa2

eventos

Copyright © 2017 CRP - Conferencia de Religiosas y Religiosos del Perú. Todos los derechos reservados.
Calle Torre Tagle 2461, Pueblo Libre, Lima - Perú - Teléfono: (+51) (01) 261-2608 - Desarrollado por Cecopros