logook

Canonizara amonseñor romero“El Arzobispo de San Salvador, Mons. Oscar Arnulfo Romero Galdámez y el Papa Pablo VI serán proclamados santos de la Iglesia católica el próximo 14 de octubre de 2018, en el Vaticano”, lo anunció el Papa Francisco la mañana de este sábado 19 de mayo, durante el Consistorio Ordinario Público para la Canonización de algunos beatos.

Ese mismo día también serán canonizados Francesco Spinelli, sacerdote diocesano, fundador del Instituto de las Adoratrices del Santísimo Sacramento; Vincenzo Romano, sacerdote diocesano; Maria Katharina Kasper, virgen, Fundadora del Instituto de las Pobres Siervas de Jesucristo; Nazaria Ignacia de Santa Teresa de Jesús (nacida: Nazaria Ignacia March Mesa), virgen, Fundadora de la Congregación de las Hermanas Misioneras Cruzadas de la Iglesia.

Mons. Oscar Romero, del martirio a la santidad

Recordamos que, el Mons. Oscar Romero, Obispo de San Salvador, nació el 15 de agosto de 1917 en el municipio de Ciudad Barrios, del departamento de San Miguel; fue asesinado en el altar, mientras celebraba la Santa Misa, el 24 de marzo de 1980.

El 24 de marzo de 1990 se inició la causa de canonización de Mons. Romero. En 1994 se presentó de modo formal la solicitud para su canonización a su sucesor Arturo Rivera y Damas, a partir de ese proceso, Mons. Romero recibió el título de Siervo de Dios. El 3 de febrero de 2015 fue reconocido por la Iglesia católica como mártir “por odio a la fe”, al ser aprobado por el Papa Francisco el decreto de martirio correspondiente y promulgado por la Congregación para las Causas de los Santos. El 23 de mayo de 2015 fue beatificado en la Plaza Salvador del Mundo alrededor de las 10.30 de la mañana, se trata del primer salvadoreño en ser elevado a los altares y el primer Arzobispo mártir de América.

Pablo VI, el Papa de la vida

Asimismo, recordamos que Giovanni Battista Enrico Antonio Maria Montini, nació en Concesio, cerca de Brescia, Lombardia; el 26 de septiembre de 1897 y murió en Castel Gandolfo, el 6 de agosto de 1978. Fue el 262 Pontífice de la Iglesia católica, elegido el 21 de junio de 1963.

En un encuentro con el clero de Roma en febrero de este año, en la Basílica de San Juan de Letrán, el Papa Francisco había revelado la próxima canonización del Papa Montini que había sido beatificado el 19 de octubre de 2014. Es justamente en 2014 que sucedió el milagro que lo elevará a los honores de los altares y se refiere a curación inexplicable de una niña en el quinto mes de embarazo. Según los médicos, la pequeña no habría tenido la posibilidad de nacer a causa de una grave complicación en la gestación, incluso peligrosa para la salud de la madre. En un viaje a Brescia, tierra natal de Montini, la mujer pidió intensamente en el Santuario de Santa maría de las Gracias, obteniendo la curación completa de la hija.

También para la beatificación, el milagro sucedió en una fase de la vida pre natal. En 2001 en California, una madre, al quinto mes de embarazo, estaba en condiciones desesperadas por la presencia de líquido en el abdomen y la ausencia de líquido en el saco amniótico. Los médicos aconsejaron el aborto terapéutico, pero ella se negó y, bajo la sugerencia de una religiosa italiana que había conocido en vida, oró a Pablo VI.

 (Tomado de: vaticannews.va)

oportunidad para mujeres víctimas de explotación sexuaEn algunas familias peruanas donde los únicos ingresos dependen de la mujer, las hijas son empujadas a la prostitución por el padre y son enviadas a ejercer este trabajo a la selva y a las minas. La mayoría de estas mujeres van engañadas por mafias con falsas ofertas de trabajo u otro método de captación por parte de redes que les aseguran que así lograrán el sustento económico para sus familias. Una vez desplazadas lejos de sus comunidades de origen y sin ninguna red de referencia (amigos, familiares etc.) las obligan a prostituirse con amenazas y cobro de deudas y regresan destrozadas y enfermas, todas ellas víctimas de historias terribles.

La Casa Santa Mª Micaela se encuentra en el centro de Lima y, con la colaboración de Manos Unidas, ayuda a chicas que han sido víctimas de explotación sexual. Pertenece a las Adoratrices Esclavas del Santísimo Sacramento y de la Caridad, congregación religiosa con la que Manos Unidas colabora desde hace casi 30 años para apoyar a la población más empobrecida y marginada en Asia, África y América.

La hermana Mª Francisca Gorostegui, española de Cantabria, es la coordinadora del proyecto. En la visita que realizamos hace unos meses, nos contó cómo trabajan con las mujeres en su autoestima, empoderamiento y desarrollo de una profesión. Se atiende de forma integral a las víctimas mediante orientación jurídica, laboral, social, educativa y psicológica. El programa de trabajo proporciona un entorno de seguridad hasta conseguir la recuperación de la autonomía personal de las mujeres; lo que les permite asentar su vida y desarrollar proyectos personales, frente a la vulnerabilidad y desarraigo que sufrieron por la trata y la explotación sexual.

Refugio y formación para salir adelante
La Casa ofrece capacitación en régimen de día mediante una oferta de cuatro talleres: cosmetología, computación, costura y repostería. Además, cuenta con la modalidad de internado para un número limitado de jóvenes de entre 18 y 25 años. Al finalizar su estancia y formación, las mujeres tienen una proyección de futuro y van encontrando trabajos que facilitan su desarrollo personal y profesional.

Nos sorprendió su juventud… Ninguna llegaba a los 20 años y cargaban con una historia larga y terrible de abusos. Sin embargo, comprobamos cómo el dolor y el miedo no han paralizado a estas mujeres.

Durante la visita tuvimos la oportunidad de dialogar con relevantes personalidades de la Administración peruana que trabajan por eliminar este grave problema, como la Fiscalía Superior de la Unidad de Protección de Víctimas y Testigos. Nos comentaron que el Estado está tomándose en serio el problema, pero que los presupuestos generales no recogen una partida económica específica por lo que sus acciones y atenciones son insuficientes. La ley peruana contra la explotación sexual no ha reglamentado aún el proceso que permita la condena del agresor, lo que provoca que la gran mayoría de los denunciados salgan indemnes.

Al finalizar tuvimos un encuentro con las mujeres en régimen de internado. Nos sorprendió su juventud… Ninguna llegaba a los 20 años y cargaban con una historia larga y terrible de abusos. Fueron sometidas a la explotación sexual siendo niñas. Una de ellas tenía la cara y brazos quemados, otra joven no paraba de temblar y otra, que venía de la selva y llevaba dos semanas en la casa, solo nos observaba sin decir palabra.

Sin embargo, comprobamos cómo el dolor y el miedo no han paralizado a estas mujeres. La mayoría estudia y sueña con ser profesional, abrir un negocio o dedicarse al mundo del arte y de la moda. Al final de nuestra visita, la joven que temblaba se acercó a nosotros y nos enseñó un cuaderno con sus dibujos. Dibujaba aves y quería llenarlas de color.

(Tomado de: manosunidas.org/)

 

venezolanosLa Conferencia Episcopal Peruana-CEP, en su tarea de responder de manera solidaria y concreta, frente a la crisis humanitaria que actualmente vive el pueblo hermano de Venezuela, realizará el próximo domingo 3 de junio una colecta nacional para recolectar fondos para este fin, en las iglesias y parroquias de todo el país.

 Esta campaña solidaria se desarrollará el primer domingo de junio y se realizará en esta única fecha durante la celebración de la Santa Misa, en sus diversos horarios. A través de esta colecta cualquier persona puede hacer su donación (en dinero) de manera voluntaria.

 De igual manera, la CEP, ha determinado dos cuentas bancarias para que toda persona pueda participar haciendo su donativo:

Banco de Crédito del Perú: Conferencia Episcopal Peruana

Cuenta ahorro Soles: 193- 34854865-0-32

Cuenta ahorro Dólares: 193- 34854869-1-36

 Es importante señalar, que los Obispos de las diversas jurisdicciones eclesiásticas serán los encargados de supervisar el desarrollo de esta colecta extraordinaria.  

Oficina de Comunicaciones

Conferencia Episcopal Peruana-CEP

4631010 anexo 248

Angelelli es nuestro“Angelelli es nuestro”. Como Juan Pablo II lo dijo de Óscar Arnulfo Romero, el obispo de los pobres y ya santo salvadoreño, así lo repite Marcelo Colombo del emblemático obispo de La Rioja. Asesinado el 4 de agosto de 1976 en una operación que quiso presentarse como un accidente, en plena dictadura argentina, está cada vez más cerca de ser reconocido como mártir y beato de la Iglesia. Esta semana un grupo de teólogos del Vaticano inició el análisis de su caso y, con toda probabilidad, antes de fin de año llegará al escritorio del Papa.

 Pero prefiere ser prudente Colombo, desde 2013 obispo riojano, por voluntad del propio Francisco. En entrevista exclusiva con el Vatican Insider ofrece detalles de un proceso destinado a dar cuatro nuevos mártires a la Argentina.

 ¿Cómo va la causa?

La causa se está tramitando en Roma desde octubre de 2016 y se une a la causa de los otros testigos de la fe en La Rioja: Carlos Murias, Gabriel Longeville y Wenceslao Pedernera que iniciamos en mayo de 2015, porque el contexto histórico, político y religioso por el cual acontecieron las muertes de todos es el mismo. Se trató del testimonio de una Iglesia muy comprometida con la renovación conciliar y con la transformación de la sociedad. Nuestro planteo fue aceptado por la Congregación para las Causas de los Santos del Vaticano que unió las causas. En este momento está en la etapa máxima de consideración porque este martes 15 fue evaluada por el Congreso Teológico, compuesto por los teólogos responsables de analizar la causa.

 Después de este estudio, ¿qué sigue?

Cuando los teólogos pronuncien su parecer, de acuerdo al resultado alcanzado, pasará a la plenaria de cardenales, seguirá el estudio final del prefecto y finalmente, si hay mérito, la declaración de martirio por parte del Papa.

 Entonces, ¿se reconocería el martirio de todos al mismo tiempo?

Exacto. Sería Enrique Angelelli y compañeros mártires. Se han buscado las circunstancias y se identificaron los hechos que sostienen el martirio. En la positio (documento que resume el caso) quedó demostrado el modo en que fueron eliminados, la motivación y las razones de la muerte por causa de su fe.

 ¿Cuánto influyó en este proceso el esclarecimiento del asesinato de Angelelli y la identificación de los autores intelectuales, con su posterior castigo judicial hace poco?

La determinación del asesinato como la causa de muerte de Angelelli había sido establecida con mucha claridad en el año 1986 por el juez riojano Aldo Fermín Morales. Después la Argentina vivió vicisitudes políticas e institucionales muy fuertes, con las leyes de obediencia debida y punto final, así como los indultos a los acusados. Por eso hubo que esperar para la clarificación, más tarde, gracias a una nueva instancia en la justicia federal. Claro, fue rotunda la demostración judicial, sin embargo ya desde hace 30 años en La Rioja existía la convicción del homicidio.

 Esa situación política posterior, en los años 80, ¿profundizó la lentitud en la búsqueda de la verdad plena sobre este y otros casos?

Esa lentitud se dio a nivel Argentina y afectó a todas las causas de lesa humanidad, hubo un retraso hasta la primera década de este siglo XXI. Lo que sobre Angelelli era convicción en la mayoría de los sacerdotes y la gente, quedó constatado con la sentencia del 4 de junio de 2014.

 Por muchos años se trató a la figura de Angelelli como “incómoda” y se le intentó etiquetar ideológicamente, ¿a qué lo atribuye?

Un cierto sector muy pequeño podría pensar en esos términos. En estos años he recogido los testimonios de muchos obispos argentinos tuvieron relación con él, lo conocieron en el seminario o como figura del clero de Córdoba. Todos hablaron maravillas de su liderazgo espiritual y moral, ya tempranamente entre los sacerdotes cordobeses y, más tarde, en el conjunto del país.

 ¿Él fue presa, entonces, de un relato desproporcionado que lo presentaba como un “obispo rojo” e iba más allá de su propia voluntad?

Para mi su figura fue de una clara pertenencia eclesial. Al cumplirse los 40 años de su muerte recordé la famosa frase de Juan Pablo II ante la tumba de monseñor Óscar Arnulfo Romero. Por eso afirmé con toda emoción: “Angelelli es nuestro”. Indudablemente se trata de un pastor de la Iglesia. El uso y el manejo de su figura corre por cuenta de quien quiso hacerlo, pero nosotros estamos ante la presencia de un pastor.

 ¿La beatificación sería como una especie de cierre a aquel tiempo tan borrascoso de la historia y de la Iglesia argentina?

Para mí va a ser un momento de bendición para el episcopado argentino. Podremos ver en este pastor algunos signos que la Iglesia hoy, a través de Francisco, nos propone con tanta claridad y que estaban anticipados en su ministerio: la cercanía con la gente, la franqueza al afrontar los problemas, la fidelidad al espíritu del Concilio y la creatividad pastoral. Creo que va a ser eso fundamentalmente. Para el pueblo sencillo de La Rioja y de la Argentina será un signo elocuente de cuánto Dios ha actuado a través de este hombre y sus colaboradores. En los otros mártires aparece proyectado todo el pueblo de Dios: un cura diocesano, un religioso y un laico, trabajador, cooperativista rural.

 ¿Qué aspectos de la vida de Angelelli le sorprenden más?

Por un lado su extraordinario amor al sacerdocio y los sacerdotes, como cura primero, como obispo auxiliar en Córdoba y como titular en La Rioja, después. Generaba comunidad. Daba con su franqueza, su simpatía, su bonhomía señales muy claras sobre lo importante de remarla juntos. Esto transmitía una mística que los sacerdotes mayores la comparten hoy con gran emoción. Muchos testigos de la causa de beatificación lo recuerdan con lágrimas en los ojos, era conmovedor verlo a él seguir siempre apostando al trabajo mancomunado, sobre la base de una amistad sacerdotal y apostólica muy fuerte.

 ¿Qué relación tenía con su pueblo?

Su misión fue ser obispo de La Rioja, se emocionaba hablando de su pueblo. Se preocupaba por las mucamas que debían trasladarse a Buenos Aires para vivir en situación casi de esclavitud en la década del 60 del siglo pasado, por los trabajadores mineros mal pagos o desconocidos laboralmente entonces, por los peones rurales con esos magros salarios. Es decir, era un hombre que incluía en su ministerio a las personas y a los detalles sencillos.

 ¿Cómo sigue el Papa Francisco el proceso de beatificación?

Él lo conoció directamente. El joven Jorge Bergoglio asistiendo al padre (Pedro) Arrupe, el tan conocido padre general de los jesuitas, cuando visitó (la localidad riojana de) Famatina tuvo el encuentro con el obispo. Angelelli incluso le predicó un retiro de una mañana a un grupo de jesuitas que tenían responsabilidades a nivel latinoamericano; después, como provincial, el Papa visitó La Rioja y tuvo diálogo con él. Por eso tiene un recuerdo muy fresco y positivo, realmente cuando habla de Angelelli Francisco se entusiasma evocando, especialmente, su entrega.

(Tomado de: lastampa.it)

portada libro violencia mujer(Por: P. Edwin Vásquez, SJ).- Eyvi Ágreda Marchena, joven de 22 años, sufrió un ataque criminal el 25 de abril a manos de un hombre que se sintió rechazado por ella. Tristemente, nuestro país es un lugar violento y peligroso para las mujeres. La marcha “Ni una menos” ha puesto en evidencia esta vergüenza nacional, pero al mismo tiempo ha empoderado a muchas mujeres para hablar en voz alta y denunciar una realidad de injusticia.

En su visita al Perú, el papa Francisco señaló la gravedad del problema cuando dijo: “La violencia contra las mujeres es un clamor que llega al cielo” (Encuentro con los pueblos de la Amazonía, Puerto Maldonado, 19 de enero del 2018). El sumo pontífice se refería al crimen de la trata de personas, pero podemos extender esta denuncia a la situación de las mujeres en general. Por supuesto que hay mujeres violentas que abusan de hombres; sin embargo, la inmensa mayoría de los casos de violencia son ocasionados por varones en contra de mujeres. Por eso se habla de feminicidio y no de “varonicidio” o algo parecido.

En otro momento de su visita, el papa Francisco añadió: “No podemos ‘naturalizar’ la violencia”. Enfatizó que la violencia contra las mujeres se naturaliza sosteniendo una cultura machista que no asume el rol protagónico de la mujer dentro de nuestras comunidades (Encuentro con la población, Puerto Maldonado, 19 de enero del 2018). Esta violencia se opone al evangelio de Jesús que el papa predica con entusiasmo y coraje. Estamos despertando de una modorra de siglos en que la violencia contra la mujer se tomaba como algo “natural” y aceptable. ¿Qué hacemos con este hombre que atacó a Eyvi? ¿Decimos de él que es un loco? Sin duda que la salud mental es un problema desatendido en nuestro país, pero sería un error encontrar la explicación a estos actos criminales solo desde el punto de vista de la psicología y la responsabilidad individual.

El papa pone el dedo en la llaga al denunciar una cultura machista, un modo de relacionarnos y de entendernos entre nosotros que justifica la violencia contra la mujer. Comencemos por nosotros mismos. Examinemos nuestras relaciones. Cambiemos nuestras formas tradicionales y nuestros roles aprendidos que sostienen relaciones de superioridad y desigualdad entre varón y mujer.

Uno de esos roles es la función de cuidar. ¿Quién cuida a los hijos? ¿Quién cambia pañales y lava la ropa? ¿Es un rol propio de la mujer? Es pertinente decir que la mujer tiene una disposición especial para el cuidado, pero hoy entendemos que el varón también puede y debe participar de estas y otras tareas.

Extendamos esta reflexión al ámbito de nuestras instituciones sociales y políticas (seguramente el papa diría que la Iglesia no está exenta de este proceso). Es tiempo de despertar y cambiar la cultura de violencia y desigualdad por una convivencia de respeto y relaciones justas entre mujeres y varones.

(Tomado de: enlaprensa.jesuitas.pe)

FranciscanosdelcallaoEn las próximas semanas, los Hermanos Franciscanos que tienen a su cargo la Parroquia “Inmaculada Concepción”, conocida también como Templo Faro del Callao, se retirarán del servicio parroquial. Ellos se despiden luego de 60 años presencia en la Iglesia del Callao.

La decisión, tomada por el General Superior y los administradores provinciales de la congregación, responde a la necesidad de cuidar la vida fraterna de los hermanos que componen la histórica congregación.

“Tenemos una prioridad muy importante en nuestra forma de vida, es la vida común, la vida fraterna. La situación que vivimos ahora, podríamos decir que tenemos muchas estructuras, pero necesitamos, y en esto estamos de acuerdo todos los hermanos, en priorizar el vivir juntos. Esto nos obliga a pensar en hermanos que están muy mayores, hermanos muy jóvenes que tienen a su cargo muchas tareas. La vida fraterna es para nosotros ahora nuestra mayor preocupación. Por otra parte, otras de las razones que nos llevan a esta decisión es que hemos tenido una disminución en el número de vocaciones. Por eso, este es un tiempo de reflexión y revisión, de cambios. Es un tiempo que nos hace repensar las cosas”, comentó el Superior Mayor Pbro. Alejandro Wiesse.

El 2017, fue año clave para la congregación franciscana, pues se reflexionó sobre las diversas presencias con que cuenta la comunidad a lo largo del país. Así lo afirma el también administrador provincial, Pbro. Alejandro Wiesse: “Con el Pbro. Saúl Zambrano, hemos visto qué lugares van a cerrar y qué presencias van a salir. Todo el año pasado hemos estado viendo y evaluando este asunto. Más que las estructuras, está de por medio la vida de los hermanos”.

El sacerdote franciscano comenta que esta situación concreta que pasa su congregación no es ajena a otras similares que vienen sucediendo en otras comunidades religiosas de las diversas diócesis del Perú y otras partes del mundo.
“Esto sucede en muchas congregaciones religiosas, en Europa por ejemplo con monasterios que se cierran o casas de religiosos que se dan cesión de uso por un periodo de tiempo. Las comunidades religiosas tomamos esto como un tiempo de reflexión que el Señor nos regala”, comentó.

Con 18 conventos y tres vicariatos apostólicos en el Perú, los hermanos franciscanos llegaron en 1957 a la P. Inmaculada Concepción, donde su presencia se convirtió en una tradición. Los franciscanos en el Callao tiene una amplia y reconocida labor pastoral, siempre cercanos al quehacer popular, como parte de su carisma desarrollada, a través de las misiones. Es así que en diferentes regiones del Perú, la presencia franciscana ha tenido como tarea principal la evangelización, catequesis, la música y la educación.


“El Templo Faro sigue siendo franciscano, sólo nos estamos dando un tiempo. Estamos dejando el templo en buenas manos, es la Diócesis del Callao, la Iglesia chalaca quien asume esta labor. Esta es una cesión de uso por un espacio de tiempo. Le pediría a la gente, a los fieles que conozcan la realidad, la verdad por la que estamos pasando y a no desinformarse…trabajemos por las vocaciones franciscanas, demos a conocer a los hermanos franciscanos, este es el trabajo que le encomiendo a todas las personas que nos tienen tanto cariño”, afirmó el Superior Mayor.

“Esto seguirá adelante hasta el tiempo en que el Señor nos vuelva a regalar el privilegio de estar en la provincia chalaca. La historia y nuestro trabajo nadie lo quita. Les pido que nos den la libertad para tomar una decisión propia. Las cosas van a ir bien, el tiempo es de Dios, no está ligado a una persona o una congregación. Sólo les pido que oren y trabajen por las vocaciones. Agradezco los largos años que hemos estado aquí, y también a Monseñor José Luis”, concluyó el Pbro. Franciscano Alejandro Wiesse.

(Tomado de: diocesisdelcallao.org)

agendaCONFER

Retiros CRP

lampadaaccesa2

eventos

Copyright © 2017 CRP - Conferencia de Religiosas y Religiosos del Perú. Todos los derechos reservados.
Calle Torre Tagle 2461, Pueblo Libre, Lima - Perú - Teléfono: (+51) (01) 261-2608 - Desarrollado por Cecopros